sábado, 18 de febrero de 2012

Dejá, pago yo...


El feminismo actual tiene algunas cosas que convenientemente prefiere no mirar.

Una de esas es: ¿es correcto que siempre pague el tipo la salida?.

Algunas mujeres ni de casualidad amagan a pagar, creen que porque son mujeres tienen ese derecho inalienable, cierta inimputabilidad, olvidándose que la salida es algo que gozan ambos.

A ciertos tipos les gusta compartir los gastos. Otros, en cambio, jamás permitirán que una mujer pague, ellos sabrán la profundidad de su billetera y de su ego.

Pero esto es algo que va mas allá de la guita. Una salida es compartir un momento agradable que seguramente lo aprovechan ambos. Un tipo, naturalmente, pagará en la primera cita, uno tiene que hacer méritos si quiere hacer un insert coin. Pero las siguientes... ¿no sería justo aceptar que ella pague?...¿no sería agradable saber con ese gesto que ella también la pasa bien con uno? Personalmente pago cada vez que puedo, o acepto que cada uno pague lo suyo. Lo que me distancia muchísimo de la persona es que luego de venir pagando siempre yo, ella no amague a pagar un simple café en el Mac Donals.

1 comentario:

fabio Ignacio dijo...

Muy cierto, muchas veces las mujeres hablan de la liberación femenina solo cuando les conviene.