viernes, 13 de abril de 2018

La Casa de Papel



Acá va un análisis amateur, medio rasca de La casa de papel.
 No contare el final, aunque ya les dije que es vertiginoso.
Pero porque esa serie fue tan bien recibida?.
En mi caso el motivo principal de su atención lo dejare para el final de este posteo, aunque precisamente en el ultimo capitulo se lo aclara perfectamente, se pone en palabras del profesor y entendí que no estaba equivocado. Ni yo, ni todos los que fuimos cómplices de este atraco.
Porque si fuimos cómplices...contamos con ellos cada uno de los euros....o no? Y hasta hicimos planes de que hacer con ellos..
La narración cae en manos de los propios ladrones, a diferencia de otras películas similares , esta historia no la cuenta la policía. Y a veces ponernos del lado de los malos nos resulta facil. Y mas si los que queremos que ganen son una banda de encantadores perdedores, para nada crueles, no quieren matar a nadie, solo robar y eso deja nuestra cuestión ética a salvo, o casi, porque no olvidemos que amparamos el mayor saqueo de la historia. Pero los tipos, inteligentemente no quieren matar a nadie, algo necesario para lograr el apoyo del publico ficticio que mira el robo desde la tv o de nosotros mismos.
Y entonces los antiheroes comienzan a parecerse a unos representativos vengadores. Unos que derriban el sistema y le roban a los mas importantes ladrones del mundo, los bancos. Como no estar a favor de esto...?
Los delincuentes terminan siendo buenos y los buenos terminan siendo malos, como el capitan Prieto o el director de la casa de la moneda un personaje egoista y despreciable.
Los roles han cambiando y nos sentimos cómodos con eso.
La figura de mameluco rojo y la mascara seguramente quedara en el inconsciente colectivo y se transformara en la imagen de la resistencia a los robos del sistema financiero.
Y en el medio, una historia de amor...el bien, la policia y el mal, el profesor...se atraen. El bien pone una pequeña resistencia...pero finalmente...
En definitiva el mal que nos muestra esta serie pone de manifiesto un mal mayor...el de todo un sistema que durante años han tratado de hacernos creer que era normal que los bancos se queden con nuestros ahorros, con nuestro futuro con apenas una decision emanada de una reunion de directorio entre cuatro millonarios hijos de puta.
La imagen puede contener: una o varias personas y personas de pie

martes, 20 de marzo de 2018

Volvamos al amor.


Todos los días asistimos a como le dan a este sentimiento una supremacía absoluta. Carteles, pensamientos escritos en sobres de azúcar, posteos en feisbuk intentan convencernos que  el amor lo es todo
Imposible ser feliz sin no tenes amor.
Acusaciones de que la falta de amor te hará un infeliz y que el que no ama casi, casi que se muere...Y siempre dándole esta responsabilidad al sujeto, como si este no quisiera estar enamorado o sea un cavernicola negado al amor...un ermitaño del sentimiento.
No conozco a nadie que no quiera enamorarse.
Y conozco a varios que sostienen que si no te enamoras es porque no queres y eso te impide lo mejor de la vida.
Hay gente al que el amor no le llega, y no es un negado. No le llega, simplemente. 

O ya amo lo suficiente y por eso le cuesta mas. 
O no encuentra a quien amar, o no lo aman , no se, tal vez porque no se dio cuenta de lavarse las patas a la noche.
Un bolero parecería apoyar esto...la mujer que al amor no se asoma no merece llamarse mujer...pero...y si se asomo miles de veces y la corrieron a cascotazos?
Como sea, cuestiono fuertemente el concepto de que si no amas sos un infeliz, un perdedor, un tipo que decide no hacerlo. 

Podes ser feliz sin haberlo conocido, pero....
Cuando el amor te llega, no hay con que darle, no hay como negarlo, imposible soslayarlo. Te revienta la cabeza y te la deja hecha pedazos.

jueves, 15 de marzo de 2018

Nuevos tiempos

A raíz de los progresos tecnológicos, nuestros cerebros se están volviendo más perezosos y, por ende, tontos.
Replicamos información sin confirmar, solo porque esta en sintonia con nuestras creencias.. Quienes generan estas mentiras en la red, buscando un provecho personal, ya no se cuestionan lo ético del asunto. 
De a poco vamos naturalizando estas manipulaciones y terminaremos creyendo que no es mas que un ejercicio profesional. O sea, vamos perdiendo conciencia ética, las mentiras en campaña ya no se condenan, son parte de ella, y son una herramienta que cualquier profesional cree debe utilizar. 
Cuando la noticia comenzó a ser una mercancía, la verdad dejo de ser importante, dice Ryszard Kapuscinski. 
Son tiempos de posverdad. 
Cada paso adelante que da la comunicación nos exige mayores responsabilidades como lectores, mayores análisis, para no ser victimas de esa posverdad que ya parece ser algo virtuoso y común en estos tiempos.
Pero que nos termina convirtiendo en victimas.

jueves, 1 de marzo de 2018

Síndrome de Doña Florinda

El "Síndrome Doña Florinda", apunta a personas que tienen aires de superioridad hacia sus pares.
El personaje en cuestión siempre creyó estar por sobre el resto de los habitantes de La Vecindad, a pesar de vivir en las mismas condiciones que el resto, e incluso los tildaba de "chusma", representando un falso estatus superior, basado en en el mero detalle de que a diferencia de otros, ella pagaba la renta a tiempo. 
Además, también se caracterizaba por siempre se quejarse de su vecindario, pero aun así nunca se mudaba.
El llamado "Síndrome Doña Florinda" ha sido estudiado en Colombia y Argentina, e incluso hay un libro bajo el mismo nombre del autor platense Rafael Ton.
 Este fenómeno representa un cierto tipo de malestar del lugar que se ocupa en la sociedad, característico de la clase media. En conclusión, este fenómeno se basa en las personas arribista que reniegan de su estatus social.
El votoglobo.
Me parece que esta es la mejor foto de doña Florinda, como para empezar el dia...La imagen puede contener: 1 persona, exterior

domingo, 25 de febrero de 2018

El pelotudo papa del mohicanito

Tiempo atras...
18 hs en el Coto de Banfield. 
Un nene de no mas de 6 años con un ridículo corte de pelo mohicano llora a mis espaldas.
 Lo miro y lo descubro solo, tiene las manos entrelazadas y cara de miedo. 
Me acuerdo cuando con 6 años me perdí en un enorme supermercado de la época que se llamaba Satélite. Era la génesis de los que hoy son los hipermercados. Me acerco al mohicanito y le pregunto que le pasa. 
Me perdí, no encuentro a mi papá, me dice llorando...
Intento calmarlo...No te asustes...lo llamamos por teléfono...
De chico a todos nos hacían recordar el numero de teléfono, la dirección, así pude un dia, con 5 años, escaparme del cole y llegar a casa gracias a la solidaridad de una desconcertada señora que iba a comprar el pan a la que le repetía Sarmiento 4125, Sarmiento 4125.
Pero volvamos al mohicanito...
Decime como se llama tu papa, le pregunto. Sorpresa en la cara del nene...me contesta...no se...
Un minuto después encontramos al pelotudo del padre que por supuesto le echo la culpa al pibito de su extravío.

sábado, 17 de febrero de 2018

Seguir corriendo

Hace algunos años me habían contratado para hacer un documental sobre las ruinas jesuíticas de Santa Maria, en Misiones. Allí, también había un cementerio donde por las noches algunos furtivos profanadores abrían las tapas de los ataúdes de los niños para robarles el último huesito del dedo. Según los lugareños, lo hacían para tallar allí la imagen de San La Muerte, patrón de la vida y con eso colgado al cuello se animaban a enfrentar cualquier cosa, desde un asalto a mano armada ( en cualquiera de los dos bandos), hasta una guerra como la de Malvinas. Era increíble ver todos los ataúdes abiertos, las tapas lejos, los cuerpos ya ausentes. Y por las noches, los ruidos que de allí venían. Pero eso será otra historia.
El asunto es que una tarde mientras esperaba una puesta de cámara me senté entre unas piedras y trate de escuchar. La selva, sus animales, el vaivén de lo árboles… el pasto crecer…. (?)… (Esto ultimo, imposible, ya lo sé).
Estaba en eso cuando al poco tiempo empecé a ser visitado por uno, dos, después tres y al rato docenas de lagartijas pequeñas que cada vez tomaban más coraje y se acercaban confiadamente. Las miraba y de pronto recordé la cualidad defensiva de estos bichos. Ya sabemos que son capaces de dejar sus colas si esta se aprisiona entre dos piedras, o si es sujeta por algún depredador, no hacen mas que soltarla.
Así continúan su carrera, así salvan su vida.
Y entonces imaginé cuantas veces hacemos esto en la vida.
Tener que dejar algo muy querido, una amor…un trabajo, una casa, un país.
Algo tan doloroso como para la lagartija dejar la cola.
Y todo por seguir avanzando, por seguir corriendo en la carrera interminable de la vida. Y como a ellas, que luego la cola les vuelve a crecer, a nosotros aquel amor perdido vuelve en otra forma, aquel amigo, aquel trabajo, volvemos a recuperarlo si supimos desprendernos a tiempo y no detener nuestra carrera.
Esas cosas tan dolorosas, que creemos que perdimos para siempre, finalmente, como la cola de la lagartija, se recuperan.
Por eso tal vez, algún día, una lagartija seria el tatuaje que elegiría.
Una que no se detenga y que siempre siga corriendo.
La imagen puede contener: una o varias personas y primer plano

domingo, 11 de febrero de 2018

Mariana del Bosque



Mariana.
Esa tarde en el bosque municipal la vi sola, contemplando un mapa. Tal vez buscando el sendero y hasta donde llegaría a través de el. Pase cerca de ella y note que intento sobre mi una mirada, algo rápida, sin mas intenciones que saber quienes andarían por ese bosque. Yo la mire mejor, me extraño que estuviera sola, pero hoy las cosas son así..
Nancy, Tito y yo teníamos un territorio de fantasías por delante. Imaginábamos escenas de cuentos infantiles que ocurrirían en ese bosque, ver a Caperucita en su combate final con el lobo, luchando por su vida, o los siete enanos buscando emboscar a cenicienta vaya a saber que que intenciones. O Jason, corriendo a los paseantes con la motosierra sin dientes que usa en las películas.. Y así llegamos a un lago...y nos sentamos en unos troncos a descansar.
Allí volvimos a ver a Mariana, ella, ya sin rodeos, se acerco directamente a nosotros a preguntarnos que había mas allá de ese lago, quería llegar a otro lago, el Escondido, y lo creía cercano...pero no era así. Le explicamos que de ir allí, debería volver caminando varios kilómetros hasta donde conseguir un colectivo que la devolviera a su hotel. Parecía decepcionada, pero eso no la desalentó a seguir conversando con nosotros, cada vez con mas confianza...lentamente...hasta que se sentó junto a nosotros sobre el pasto. Y allí se quedo.
Teníamos una compañera mas de viaje, una que andaba sola, que era abogada, que se había cansado de la ciudad y que deseaba mudarse a bariloche. Una compañera llena de dudas, las mismas que tuvimos cada uno de nosotros cuando decidimos radicarnos allí alguna vez, y en este grupo, dos de nosotros podríamos decirle que se siente llegar a un lugar bello, desconocido y a veces, solo a veces, poco amigable...
Mariana nos escuchaba con atención. Su decisión no era solo una estrategia laboral o ganas de vivir mejor...parecía que había algo mas...una necesidad de dejar a su familia y su trabajo, perder la soledad de las grandes ciudades, hacer amigos y ser feliz...Cuantas coincidencias..todos quisimos alguna vez cosas parecidas y que ocurrieran en ese paraíso.
Mariana nos preguntaba si eso...era posible.
Que responsabilidad...que respuesta seria la adecuada..? Aquella que incluye los pies en la tierra o aquella llena de idealismo?..
Creo que con Tito hicimos un mix de posibilidades...Una respuesta alentadora, una que le sirva para creer aun mas en sus proyectos.
Hablamos mucho, Mariana se fue acercando cada vez mas a Nancy que fue su confidente en esos 2 km que caminamos juntos, creo que no habria mejor persona en todo ese bosque que la escuchara con mas atención y calidez.
De pronto le dije...vamos a ir a un lugar que te va a encantar, nada sera igual en tu vida a partir de eso...venís con nosotros?
Y así terminamos en Bellevue, tomando un café, comiendo unas tortas, escuchándola y escuchándonos...formando un lazo efímero que un numero de whatapp de despedida no pudo consolidar..
Porque así son estas historias, breves, emotivas, contundentes...
que inician y se van..
Ojala sepamos algún día si Mariana pudo concretar su sueño de vivir en bariloche...
El mismo sueño que tuvimos nosotros tanto tiempo atrás...

sábado, 10 de febrero de 2018

De corsos y derrotas. Una historia de carnaval


No me gustan los corsos. 
Me gustaban antes, de chico. 
Corsos para ver chicas, bañarlas en espuma y molerlas a golpes con el machete hueco de plástico que apenas pesaba 20 gramos. Era lindo acorralarlas. Pero también que te acorralen. Esperar la venganza de parte de ellas. Sentir la espuma saliendote de las narices porque habías sido emboscado brillantemente. 
De hecho, nosotros también emboscábamos a ellas. Así era el corso del sur. 
Por la avenida Alsina, en Lomas de Zamora, de dos manos, por una transitaban las comparsas y por la otra los autos. Las comparsas eran, a la vista de hoy, patéticas. Aunque creo que no han cambiado mucho.
Tengo como esa dualidad de recuerdos de corsos entrañables pero con imágenes que me me parecen feas y ordinarias.
Una bipolaridad carnavalera.
En esa Av. Alsina íbamos esa noche a la caza de alguna señorita que como nosotros, también tuviera su machete listo. A pocos metros divisamos una que estaba sola, o con lo que parecían eran sus padres. De bermudas celeste y pelo rubio, tendría tal vez 12 o 13 años. 

Ya se estaba formando en su continente la chica, y ese continente parecía inexplorado. 
Se le notaban las montañas en progreso y también su bahía y hacia esos paisajes fuimos. Levantamos nuestro livianito machete y ella al vernos hizo lo mismo. Pero el de ella parecía diferente, mas opaco, no se traslucía, con un color mas amarillo. 
Ya estábamos ahí y el duelo estaba declarado pero cuando dimos los primeros golpes, la hija de mil contraatacó con un machete similar pero relleno de... ¡arena! 
Nos dio por la cabeza, por el lomo, por los brazos y todo ante la mirada aprobadora y sádica de quienes serian los padres de semejante monstruo.
Corrimos.
Ella no hizo lo mismo, se quedo mirándonos con sorna, con desprecio, con victoria.

miércoles, 31 de enero de 2018

Cascara de banana

De manera amateur puedo decir que estoy convencido que en los primeros años de vida es donde se fijan gran parte de lo que seremos el resto de ella.. 
Un tio que te dice a los 6 años que el perro que tiene es un primo de Rin Tin Tin, es alguien que te esta enseñando a mentir. Pero esto lo sabes cuando al decirlo corroboras con las risotadas de toda la cuadra que es falso .."Te juro, el ovejero alemán de mi tio es primo de Rin Tin Tin".. Y juaaa, este es un boludo....!..
Uno en base a la repetición de las cargadas empieza a desconfiar de las palabras del tío. 
A esa edad uno se pregunta sin respuestas, que necesidad hay de decirme tamaño bolazo.?
De mentirme así?
Otros niños la viven peor. 

Estoy seguro que los nenes cuyos padres  okuparon una casa ajena, se criaran creyendo que ese es el medio de acceder a una vivienda, Y cuando recuerden como fueron expulsados por la infanteria, gestaran el odio a la policía toda. 
También creo que los niños que se crían en ambientes donde el padre es un vago, no trabaja porque no busca, solo vive de la solidaridad social o barrial, seguramente creerán en su adultez que así se gana uno la vida.
También he visto personas que creen que a todo el mundo hay que sacarle una ventaja. Si le vendes pan, adulterar la balanza, si le vendes un auto con la caja de cambios rota, meterle cascara de banana para que no chille y así disimularlo. Probablemente ese niño creerá que así uno debe ganarse la vida, sacando ventaja como sea del otro.
En definitiva, los niños se relacionan con el otro, asi como vieron relacionarse a sus padres...
Es dificil despegar de esas enseñanzas. No siempre se logran.
Como hacerlo...?

martes, 9 de enero de 2018

Estacion Gerli.

Algunos saben que me gusta escribir historias. 
De diferente ritmo y genero , suelen aparecer casi siempre de una sola manera.
Al escuchar conversaciones ajenas.
Las veces que viajo en el tren o en el 59, no uso audífonos. No entiendo como la gente se aísla , se encapsula en un par de ellos. Hay mucho para oir en un viaje de Lomas a Constitución. Esa especie de voyeurismo auditivo algunas veces da sus frutos. 
22.05, tren desde Lomas a Plaza...Una guarda de pelo rubio, menuda, de unos 35 años , viaja en mi vagón...tiene la costumbre de anunciar con un grito la estación próxima..Me parece raro, pero se ve que a ella no. Repite su rito en cada estación, Escalada...Lanus...pero al llegar a Gerli agrega un párrafo que vuelve su tarea interesante...
-Gerliiii...atencion al bajar, cuiden sus celulares....!
Ah, bueno., la advertencia que hace que los pasajeros se aprieten los bolsillos o aprisionen su cartera...
Jamas supe los números de las estadísticas de robo en los andenes de la estación Gerli, pero parece, según la rubia guarda, que son altos. De inmediato se dispara una conversación entre dos mujeres que no viajan juntas y ni siquiera una al lado de otra. Las separa el pasillo.
-Roban en gerli?, le dice una a la otra...
Ambas se parecen, están vestidas parecidas y sus modos de habar son similares...tal vez ni sepan si comparten el mismo barrio o no, pero podrían.
-Si, aca roban mucho...todo el tiempo....responde la otra con aires de probado conocimiento...
Me pregunto cómo sabrá, son datos que solo podrían sostener con tanta seguridad quien viva en esa estación o al menos quien baje en ella. Pero intuyo que la señora que sabe de estadísticas jamás pisó esos andenes.
La charla sigue con otros robos...lo inseguro de todo, los robos a través de las ventanillas en Constitución, y si una viaja sola hay que tener cuidado.... y así se van pareciendo a dos vecinas comentado durante el viaje para hacerlo mas facil y mas rapido.
No se si se despidieron con un beso en Constitución, pero sus diálogos me sirvieron para contarles esto.
Sobre los robos en los andenes de Gerli y en lo interesante que es escuchar conversaciones ajenas. No es necesario participar...solo oir y hay algo mas que tambien esta bueno. Quedarse afuera de ellas...
Y para la cartera de la dama y el bolsillo del caballero aqui les dejo esta historia esperando que haya sido de su interés.
Y si no lo fue, la dejan sobre el asiento y ya paso a retirarla...
Imagen relacionada

martes, 2 de enero de 2018

feliz año

Hace algunos años que esta fecha me encuentra trabajando. 
Ya soy un profesional en esto de negar las cosas. 
O de creer que es una noche mas. Y lo logro con todo éxito. 
Pero de lo que no me escapo es de la reflexión, de recordar episodios bellos y tristes y entender que ambos fueron necesarios, o tal vez no.
Como reconocer la felicidad si esta no se fuga a veces por las rendijas de la tristeza.
Me gustaría hoy poder saludar a los que no están, no a los que se murieron. Sino a los que por motivos humanos, errores de ellos, errores míos, ya no forman parte de mi vida. Aquellas personas que deje pasar porque no supe reconocer en ellas aquello que podía amar. 
Aquellos que no cuidaron de mi lo bueno que podría darle.
Equívocos que nos trazaron un limite. Una pena no reconocer el camino de regreso, no animarse a enfrentarlo, no desearlo...Ellos y yo...
Ojala este año haga volver aquellos corazones que no comprendí, que dañe, que no contuve.
Y que todos, aun en medio de la oscuridad, sepamos valorar aquello que nos dio la vida y nuestros esfuerzos y que pongamos las cosas en su justa medida.
Agradezcamos lo que tenemos, trabajemos por lo que nos falta.
Y Feliz año para todos..

sábado, 23 de diciembre de 2017

Mentiras

Es posible reconocer un mentiroso?
Existirá el mentiroso profesional que no puede ser descubierto?
Sentiste alguna vez que tu pareja te ha mentido?
O tu socio?
O tus padres, porque no?
La navidad es época de mentiras...Papa noel, el reno, y otras cosas..
Los mentirosos tienen frases que suelen utilizar para reforzar sus mentiras.
"“Te lo digo honestamente…”
“Para ser totalmente franco…”
“A decir verdad…”
“No quiero que usted piense que yo…”
“Te lo juro por mi ..vieja, por mis hijos, por lo que mas quieras...!
Los mentirosos no profesionales narran todo con muchos detalles, creen que asi podrán convencer si la historia es mas compleja. Lo cual es un error, a la hora de repetirla, uno podría varias los detalles y ser descubierto. Si vas a mentir, trata de usar las menos palabras posibles.
El mentiroso suele usar el no, varias veces...
No, no, no...dice...
Con un NO hubiera alcanzado.
Todos mentimos.
El asunto es porque lo hacemos...para alcanzar que cosa...
Mentimos para no lastimar, para evitar un dolor, mentimos para sobrevivir a una relación.
Pero también mentimos para estafar, dañar, lastimar...
La mentira esta en la condición humana...
La diferencia es para que se usa..
Que hacemos con ella.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Papa Noel como método de control.


Creo que estos días son un buen momento para vengarme de Papa Noel, ese gordito colorado y garka que prometía y que jamas cumplía.
Ese que mantuvo durante años muchas complicidades con los mas importantes integrantes de mi familia.
Cada navidad parecía que mis padres eran sus voceros, los que le cuidaban la imagen y le hacían la prensa...
Hacé esto porque papa Noel te está viendo, hacé lo otro porque si no jamás te traerá lo que pediste, no fajés a tus hermanas porque a Papa Noel le molesta y te deja sin regalo.
Parece que mis padres era papanoelologos.
Ellos sabían claramente el pensamiento actual y vivo de Papa Noel. Tenían el manual del usuario, el Know How .
Y con eso me presionaban en una actitud delictiva, casi.
Era rehén de los deseos de Papa Noel a conveniencia de mis padres, quienes veían sosegar la fiera en base a una temporada de amenazas navideñas.
Creo que por eso mantuvieron tanto tiempo el mito vivo.
Para controlarme.
Pero cuando cumplí 25, ya no pudieron mas. Tuvieron que confesarme la verdad, porque los obligue a eso, ya que indignado veía que jamás se cumplían las promesas. Los regalos nunca fueron los pedidos y a medida que pasaban los años mis exigencias crecían y los regalos declinaban cada vez mas. No tenían relación lo pedido con lo recibido.
Si a los 12 quería una ametralladora, me venía una simple pistolita berreta que se rompía al tercer disparo y las cebitas no explotaban. Si a los 18 quería un walkman, Papa Noel llegaba con ¡una radio AM de una pila! Si a los 20 pedí la moto, un par de patines no era lo mismo. Estaba harto, algo estaba pasando, algo no estaba bien. Había cumplido todos los requerimientos, sin chistar, sin quejarme. Y entonces?
Porque a los 25 uno ya es un hombre y debe pedir respuestas.
Esta última frase se las grite a mis padres en la mesa del patio, mientras terminaba de tomar la leche con bay biscuit.
Me miraron sorprendidos.....Ya es tiempo, hijo...de decirte algo...susurraron.
¿Qué? ¿Acaso otro pretexto?... ¿Papa Noel no me trajo el Citroen 3CV que pedí porque tuvo problemas de gestoría?
No me bancaria ni un pretexto mas.
Se tomaron de las manos y mirándome me dijeron con voz tenue.
-Papa Noel no existe, siempre fuimos nosotros.
Los escuche un silencio. Los miraba desvalidos, cabizbajos y rendidos. En esta parte de la historia Uds. creerán que me emocione como nunca, o que reconocí el enorme esfuerzo que hicieron mis padres durante 25 años para mantener encendido el mito, sus regalos siempre inconvenientes a mis deseo que con tanto esfuerzo me compraban o tal vez, la lucha interna, cruel y ética que mantuvieron en su interior que les impedía decirme la verdad mucho antes.
-Yo no soy ningún boludo les dije...yo imaginaba que eran ustedes...No existe la motorización a reno...Si fuera así, los aviones los tendrían, los helicópteros seria tirados por esos animales...los motores a reno, ¡no existen! Por eso me di cuenta!
Los odié.
Años de engaños, de sonreírle a juguetes que no pedía y escuchar...”si te portas bien, el año que viene Papa Noel sí te va a traer lo que pediste”. Y al año siguiente pasaba lo mismo, un par de medias...
Los odie, quise matarlos, incendiarles ese pesebre de mierda que cada año armaban, talar el árbol, electrocutarlos con las luces parpadeantes importadas de china. Estrangularlos con el cable.
Pasaron 25 años de esta confesión. Hoy que tengo un sueldo sé que puedo vengarme de Papa Noel y también de ellos.
Algo intimo, una satisfacción durante años reprimida.
Hoy fui al shopping y si bien no existe la pistola Paff que tiraba dardos de goma y que jamás me llegó, me compre una que parece real y que impulsadas a aires tira pelotitas verdes de plástico. Y acá estoy, desde el balcón, apuntándoles a la cabeza de los vecinos y tratando de acertar.
Y también mirando al cielo, no vaya a ser que Papa Noel fuera cierto y me pierda la oportunidad de embocarle varios tiros a él y a sus putos renos…

jueves, 30 de noviembre de 2017

La pareja no es una baldosa

Hay un modelo de construcción de pareja que sostiene que el otro es un ser intangible, algo que no se debe modificar. Asi como un bosquecito de Arrayanes.
Que no está bien intentar cambiarlo, o que modifique su personalidad o actitudes a pedido nuestro. 
Un ex compañera de trabajo saliendo con un pelotudo sostenía que el era asi,,,que debia aceptarlo con toda su pelotudez y desidia....
Ella adhería a un modelo que parece creer que así como viene el otro, así queda para siempre .
Te toca lo que te toca...
Este pensamiento, de alguna manera sostiene la teoría de que el ser humano, y por extensión la pareja, es una especie de baldosa, cuadrada y dura, que está mal intentar modificar.
Yo no creo en ese modelo.
Si venís a mi vida y me modificas para ser una mejor persona, te lo agradeceré siempre.
Creo que somos dinámicos, podemos aprender del otro, modificarnos, resetearnos cada vez que sea necesario, todo eso intentando ser mejores personas.
Y aceptar cuando alguien quiere ayudarnos para lograrlo.
No somos batallas perdidas.

sábado, 18 de noviembre de 2017

iglesia, comunicacion garrotazos y millaje

Se que hoy la iglesia "celebra" el martirio de un santo paraguayo, Roque Gonzales, un jesuita. También se que la iglesia siempre vio muy bien el temor a dios.
Llegara el día donde los curas se decidan a contratar un tipo que realmente sepa de comunicación? 
Que les diga que un martirio (fueron unos garrotazos con los que el brujo de los guaraníes le destrozo el cráneo mientras el futuro santo colgaba una campana de un palo) no se celebra....que temerle a quien la iglesia te dice que es tu padre celestial esta muy mal visto ya que a los padres no hay que temerles, sino quererlos y respetarlos (eso si, siempre y cuando se lo merezcan ya que uno NO esta obligado a amar a sus padres)
Hay cientos de frases de la iglesia que atrasan mil años...
Y mas preguntas...asi como existe una biblia...acaso ya no ocurren cosas que merezcan una actualización? ...Una edición corregida y aumentada?...Siempre leemos los mismos versículos...acaso no hubieron milagros después de que Jesús se mudo al cielo? No hubieron personas que le dejaran una liturgia mas moderna a la iglesia?, digo algunos ejemplos y parábolas mas actuales , que aun seguimos recordando eventos de una época que ni fecha tenían..?
Y mas aun...porque las aerolíneas les dan puntos y millajes, generándoles descuentos a los que tienen mas guita que son los que mas viajan y a los que viajan una vez en la vida, porque apenas pueden, le cobran un pasaje como si fueran millonarios?
Si, ya se que mezcle un poco las cosas...

sábado, 11 de noviembre de 2017

Dia de la Tradicion.

Termina el dia de la tradición y quedan unas cuantas preguntas.
Cual es la tradición que homenajeamos?.
Una que comprende el periodo histórico del siglo 19, en una zona rural de la pampa argentina?
Es tradición solamente el gaucho, la taba, la empanada, la doma la chacarera, la pialada, la rastra, la bombacha , la tapera, la china , la yerra, el chambergo...
Esos son los elementos de la tradición que rescatamos. Los comprendidos en cierto periodo y cierta geografía.
Cuando hablamos de tradición siempre nos referimos a eso. Y únicamente a eso.
No es acaso parte de la tradición los ravioles del domingo?
Ir a ver a Boca.
la cena de egresados,
un beso en un zaguán...
Parece que no...que si no nos vestimos de gaucho, la tradición queda sin homenaje...

viernes, 3 de noviembre de 2017

Laika

Los rusos sabían. 
Sabian que jamas volverían a verla. 
Que moriría en el espacio. Ella fue el primer ser vivo en órbita y su viaje marcó un antes y un después en la carrera espacial entre la URSS y Estados Unidos, la gran protagonista de la Guerra Fría. La misión de la cosmonauta canina Laika era realizar un viaje espacial para probar la seguridad de estos viajes al espacio exterior para humanos.
La historia de Laika es quizás la más conocida porque se convirtió en una de las grandes victorias soviéticas en la carrera espacial. Su viaje supuso un increíble avance para el envío de humanos al espacio.
Apenas una semana antes de que el cohete estuviese listo para ser lanzado, Laika fue recogida mientras vagaba por las calles de Moscú y llevada a un centro de entrenamiento junto con otros perros callejeros. Durante años se ha creído que Laika falleció sin dolor tras pasar una semana en órbita cuando se agotó el oxígeno de la nave. 

Pero en el 2002 se reveló la verdad: “murió a las pocas horas del despegue presa del pánico y el sobrecalentamiento de la nave”, según informaron desde la BBC. 
En total, se calcula que entre 1951 y 1958 la URSS envío al espacio a 36 perros callejeros.
 Laika murió el 3 de noviembre de 1957Resultado de imagen para perra laika

jueves, 26 de octubre de 2017

Noche por el barrio

Los primeros fríos del otoño se cuelan por cada rendija de mi ventana. Las malditas estufas, obcecadas, se negaron a encender y el plomero, mi amigo de la infancia, no contesta el celular. Intento con una pinza golpeándolas por todos lados, pero las muy ingratas no prenden.
El frió es una promesa, y en esta casa las promesas se cumplen.
Es jueves, la calle solitaria manda señales para el encuentro. 

Apenas se escuchan, yo las escucho.
Y con apenas algo de ropa salgo a perderme entre sus sombras.
La caminata me acerca a los restos de una casa a punto de caer. Otro cartel anuncia la partida para siempre de un chalecito de dos plantas. Quien sabe las cosas y recuerdos que aun atesora con los dedos en garras, enfrentando una demolición pronta. Otro edificio y la codicia se llevan el barrio. Miro alrededor, estoy perdido, un silbato del tren me acerca la estación. Son las dos de la mañana, no se puede ser tan hijo de puta, hay gente durmiendo y la locomotora no entiende de descansos, el barrio debe haberse despertado con ese chirrido inútil, hecho solo por joder.
No se lo que busco. Tal vez encontrarte entre las luces pálidas de un zaguán descascarado a punto de caer. O tal vez en los colores primarios del semáforo de la avenida.
Sé que no estarás en estos lugares. Sé que estas lejos.
Y se también lo peor que pudiera saber, que jamás volverás.
A lo lejos la luz de un bar, frente a la estación,  parece un túnel. Me acerco rogando que esté iluminado con lámparas de bajo consumo. Son las únicas que convierten cualquier lugar en el sitio deprimente y miserable que necesita mi estado de ánimo...
Miro para al interior y simula estar cerrado, pero no, adentro hay gente y parecen todos muertos.
Un bar de muertos. Lo que ando buscando.
Una mesa al fondo parece un cuerpo en carne viva con mil venas tajeadas que gritan nombres de personas que jamás conoceré. Una silla tensa en su último aliento, no podrá sostener mi peso. Me corro hacia otra que no parece del mismo juego.
En la barra, un gallego, seguramente, hace que no me mira. Me tiene que atender, pero no tiene ganas. Lo miro, lo provoco. Quiero algo para olvidarte, algo que sea fuerte y me mate de un solo sorbo.
Recorro el lugar con la mirada, el bar debe tener 60 años. Detrás de una vitrina grasosa unos pedazos viejos de pizza tientan a una cucaracha rápida de reflejos. 
Todos hacemos que no la vemos.
Mas allá una viejita sostiene un tupper. La miro y la reconozco. Es la viejita que subió en la estación de Lomas, la que viajaba con un tupper en una bolsa y un perro bandido de acompañante. El perro, solito y decidido, se bajó en Lanús.
 Ahora con mano segura empuña una cuchara, vaciando de una olla el contenido frío y sobrante de la cocina del bar en su tupper ajado. Será su comida. O la del perro, si vuelve a encontrarlo. Me mira, pero yo le corro la vista, temo que se me acerque a conversar como hacen todos los desangelados de la noche. Esta soledad parece hermanarlos y las conversaciones los hacen creerse una comunidad.
Y yo no soy como ellos.
Tengo una casa, una vida, un trabajo y una herida que no cierra.
Rápido mozo, algo fuerte...
El tipo viene sin ganas mirando al techo, como esperando que los ventiladores giren, ¿sabrá que hacen 9 grados, que hace frió? ¿Porque estas en mangas cortas, maldito gallego...?
Le pido algo que conozco. Apenas tomo alcohol y al vino que me trae lo intuyo como horrible antes de probarlo. Su color es parecido al pis.
Pero nada me importa hoy. 

Pronto, ni bien me pare, los recuerdos me pondrán contra la pared de este barrio sin ligustrinas y me darán una flor de paliza. Para ese entonces mejor estar borracho, hambriento de sueño y algo inconsciente.
Me bebo la porquería de un trago.
En el salón no estamos nosotros solamente. Un hombre flaco, enjuto y seco, marca la mesa con la uña. No logrará mucho, la uña se le dobla ante cada letra. ¿Qué será lo que tendrá para perpetuar?. Parece que hasta los máximos perdedores nocturnos no desperdician el afán de trascender. Ya sea matando a la vieja del tupper a palos en una oscura callecita del barrio cualquier noche de estas, o marcando una mesa con una palabra que minutos después ni recordaran.
Trascender...para que mierda...
Somos 3 perdedores. Opacos, cansados, tristes. Hay algo que nos une, si, seguramente habrá algo.
Pero me niego a la idea, yo tengo una vida, me repito mientras resbalo el vaso vacío. Yo tengo familia....tuve una esperanza...yo tuve un amor....tuve...
Las luces son tan deprimentes como imaginaba. Esta luz nos baña de un blanco falso y nos derrota con solo tocarnos, nos refriega la noche como una deuda que debemos pagar.
El gallego, mas aburrido que nosotros, se empeña con una radio. La típica radio doble cassetera de esas que trajeron de Miami, cuando mas vanidosos que nunca nos sentíamos del primer mundo. Dudo que las viejas casseteras funcionen. La radio se clava después de mil chirridos en una AM desconocida.
Desde el tango que vomita, una frase te recuerda....”rencor mi viejo rencor déjame olvidar la cobarde traición...”
El uruguayo Julio Sosa me la clava en la sien. Y así volves a mi mente.
Me quedo asombrado... ¿por qué precisamente esa frase te trae de nuevo?...si jamás me traicionaste, si no siento rencor....
¿Será acaso mejor el odio para el olvido?
¿Será una manera torpe de defenderme, de intentar olvidarte si una parte de mi convence a la otra de que fuiste una perra traidora...?
No, de nada sirve.
Los amores mueren de hastío, y el olvido los entierra, me digo..
Pero seguís en el fondo del vaso que no es el mismo desde hace una hora, que ya es el cuarto o tal vez sea el quinto. Demasiado veneno para un tipo como yo que no bebe, que tiene el estómago partido de este vino color pis, que perdió el timón del regreso, que de tan vulgar ya no tiene destino posible y que ayudado nada menos que por la vieja y por el hombre enjuto y seco, intenta llegar al edificio donde vive, para por fin animarse en la oscuridad de sus propias luces de bajo consumo, a llorar en paz...



jueves, 19 de octubre de 2017

La vida en las calles #3

Hace unos días que vengo contándoles una historia. Que tiene que ver con alguien que vive en la calle y alguien que intenta sacarlo de ella.
Sigamos.
Esteban, afeitado y limpio, luego de pasar una noche en un hotel gracias al adelanto de jornal que le dio Claudia, está listo para su segundo día de trabajo. Seguramente está confundido, pero escucha con atención los consejos de Claudia que no pasan solo por lo que tiene que hacer como trabajo. Ella insiste en que el debe valorarse, hacer un cambio y cumplir para no fallarle en su confianza.
Esteban es callado, habla lo necesario, y asintiendo con la cabeza y con apenas unas palabras, inicia con entusiasmo sus tareas...acomoda bolsas de productos, también tiene que contar las unidades, mantener limpio los baños y cuando nada hay para hacer estar listo para lo que sea... Esos tiempos son aprovechados por Esteban...para rajarse.
Y donde esta Esteban pregunta a los gritos Claudia atravesando el deposito. Nadie lo vio, lo buscan y lo encuentran en la calle. El lugar que parece natural para él. Pero no cuesta que regrese y haga lo que le piden.
El día, casi una prueba de fuego, pasa sin mayores contratiempos. Pero aún es demasiado pronto para creer en un éxito, el camino será largo.
Claudia sabe que Esteban es un hombre de la calle, que ha vivido años alli, que su escenario natural está en las veredas. Que incluirlo en un sistema no será fácil...hay que educarlo para eso, convencerlo de que estar adentro le conviene.
Claudia vuelve a su casa tarde por la noche, pensando todo lo que paso en el día y también si esa tarea no será demasiado para ella.
No imagina lo que serían los próximos días.