lunes, 10 de diciembre de 2018

navidad distinta

Un diciembre extraño. 
Tan distinto a años anteriores donde la llegada de las fiestas eran diferentes, se esperaban con alguna alegría, pensando en que regalo hacer a cada uno de la familia, mirando vidrieras, comprando papanoeles para colgar del árbol. No es que la cosa fuera re facil, pero podíamos esperar las fiestas con esperanzas o con unas lindas ganas de encontrarnos. 
En el arbolito seguramente algo iba a haber para nosotros.
Caminando por las calles esta parece ser una fecha ajena, no parece diciembre, es mas, hasta creo que todo el cotillón navideño es menor que en otros años. Como si todo estuviera opaco, deslucido, silencioso...
No llega la navidad que conocíamos...
Llega una época donde las frustraciones son lo único que algunos tendrán en su mesa.
Sin luces en el árbol, sin regalos en el pesebre.
Sin entender porque nos pasa esto...

miércoles, 5 de diciembre de 2018

No hay tutia, soldado!

No hay tutía.
La "atutía" o "tuthía" era una mezcla de óxido de cinc y otras sales metálicas que se utilizaba como remedio universal. Más tarde, los árabes comenzaron a usarla con fines oftalmológicos y obtuvieron relativos buenos resultados.
Al decir "no hay atutía" se daba a entender que no había cura para una enfermedad, ni siquiera aplicando el ungüento.
Una triste noche del año 78 yo hacía guardia en el batallon Domingo Viejobueno, Estaba solo en la puerta principal y de pronto apareció una camioneta del ejército. Gente de afuera, de otros regimientos que solían venir de operativo. En el asiento de adelante, entre un subteniente que manejaba y otro suboficial venia un pibe encapuchado. Entre las sombras de la vereda se escuchaba el gemido de una madre que había llegado minutos antes con el documento de quien venia en la camioneta. Ingenuamente, ambos, creíamos que eso podría salvarlo.
LA vi acercarse a la camioneta con temor...y mientra lo hacía comencé a explicarle al subteniente que esa señora era la madre del encapuchado...que traía su documento....
El tipo bajo totalmente la ventanilla, me miro y me paralizo...el odio salia de las pupilas...casi como una amenaza me dijo..
-Ya no hay tutia...soldado!...
Era la primera vez que escuchaba esa palabra...
Y se perdieron en la oscurisima boca de la noche camino a algun deposito del batallon...

lunes, 12 de noviembre de 2018

Laika

Los rusos sabían. 
Sabían que jamas volverían a verla. 
Que moriría en el espacio. 
Ella fue el primer ser vivo en órbita y su viaje marcó un antes y un después en la carrera espacial entre la URSS y Estados Unidos, la gran protagonista de la Guerra Fría. La misión de la cosmonauta canina Laika era realizar un viaje espacial para probar la seguridad de estos viajes al espacio exterior para humanos.
La historia de Laika es quizás la más conocida porque se convirtió en una de las grandes victorias soviéticas en la carrera espacial. Su viaje supuso un increíble avance para el envío de humanos al espacio.
Apenas una semana antes de que el cohete estuviese listo para ser lanzado, Laika fue recogida mientras vagaba por las calles de Moscú y llevada a un centro de entrenamiento junto con otros perros callejeros. 
Durante años se ha creído que Laika falleció sin dolor tras pasar una semana en órbita cuando se agotó el oxígeno de la nave. 
Pero en el 2002 se reveló la verdad: “murió a las pocas horas del despegue presa del pánico y el sobrecalentamiento de la nave”, según informaron desde la BBC. 
En total, se calcula que entre 1951 y 1958 la URSS envío al espacio a 36 perros callejeros.
Laika murió el 3 de noviembre de 1957No hay texto alternativo automático disponible.

domingo, 11 de noviembre de 2018

Tradiciones

Termina el dia de la tradición y quedan unas cuantas preguntas.
Cual es la tradición que homenajeamos?.
Una que comprende el periodo histórico del siglo 19, en una zona rural de la pampa argentina?
Es tradición solamente el gaucho, la taba, la empanada, la doma la chacarera, la pialada, la rastra, la bombacha , la tapera, la china , la yerra, el chambergo...
Esos son los elementos de la tradición que rescatamos. Los comprendidos en cierto periodo y cierta geografía.
Cuando hablamos de tradición siempre nos referimos a eso. Y únicamente a eso.
No es acaso parte de la tradición los ravioles del domingo?
Ir a ver a Boca.
la cena de egresados,
un beso en un zaguán...
Parece que no...que si no nos vestimos de gaucho, la tradición queda sin homenaje...
Es dificil cambiar esta costumbre. Todos, absolutamente todos los que homenajearon al Dia de la Tradicion, lo hicieron con el cliche del gaucho y todo eso. 

jueves, 1 de noviembre de 2018

El Standar de la baldosa

Si hay algo que no me gusta es la cantidad de expertos que aparecen con verdades absolutas. 
Que cuanto debe durar una relacion sexual, como debería ser la mejor, que frecuencia debe tener, adonde tenes que ir a comer, que tenes que desayunar, que esta de moda en este verano, y tantas boludeces mas que standarizan al ser humano como si fuera una baldosa. 
Salten de las baldosas!..
Esas notas son siempre material de relleno de los diarios o están dirigidas a un publico que siempre espera que le indiquen cómo debe ser su vida. .
Y LO PEOR, es que si no tenes las cosas claras, tu conducta y tus creencias se vuelven tal como la describió el supuesto experto.
Se entiende?

martes, 30 de octubre de 2018

Prescripción: Un sanguchito y una coca


-Amigo, lo que usted tiene es apendicitis....
Mire al médico con sorpresa, pero nada se iba a comparar con la sorpresa que él se llevó.
-Dr. le dije con tranquilidad, como saboreando el momento, hace 10 años que me operaron de apéndice.
El tipo termino de arruinar su honor cuando me contestó....
-Uh, no vi la cicatriz...
Hacía poco que había llegado a Bariloche. Mi decisión era segura, pero mi mujer de entonces no había aportado mucho a este cambio de rumbo en la vida. Solo se había limitado a decir..."si, que bueno vamos a vivir a Bariloche". Tal vez porque creía que la estaría esperando Bambi o que todas las tardes serian de chocolates y repostería. Y nada que ver. El cambio de escenario seria mas traumático de lo esperado. Pasar de un departamento en la Recoleta a una casa a dos cuadras del Nahuel Huapi, era nocivo. Virar del gris asfalto al verde árbol, hería nuestras retinas. Soportar el trino de los pájaros a cambio de la bocina del 60 era una catástrofe. No estábamos preparados para eso... ¿Y qué pasó...? Nos dio stress, nos enfermamos. Entonces... estábamos en una ciudad lejana, lejos de la familia, los amigos. Sin cable, con un colectivo que pasaba cada 20 minutos y sin un almacén cerca...era mucho, seguramente nos íbamos a morir. Y como si fuera poco, el cielo...ese cielo ilusionado de azul, era una masa gris con nubes mas parecidas a una plastilina sucia que a un sentimental copo de algodón. ¡Que íbamos a hacer! Y ya lo dije... ¡enfermarnos!
Mi mujer recaló en un sicólogo quien le declaro stress...diagnostico que no podíamos contarle a ningún pariente de Buenos Aires, a nadie mejor dicho, por increíble y absurdo. Stress??...Quien podría creer eso en un paraíso patagónico tan deseado por todos. Pero si, así fue. A mí me pegó el asuntito por el estómago, nada me caía bien, todo lo que comía seguía de largo, la estaba pasando mal. Un amigo me sugirió un médico, al que fui rápidamente. El tipo, reconozco, no me dio mucha bola. Me pregunto algunas cosas intrascendentes y me revisó los recovecos de siempre. También ordenó análisis que cumplí trayendolos a la semana. Con los anteojos puestos, postura de sabio y la mirada segura, me dijo...
-Voy a llamar al anestesista....
- ¿Y para qué?...se apresuró mi mujer...
Y de ahí en mas el diálogo del comienzo de esta historia.
Había que conseguir otro médico, alguno mas serio, mas responsable,¿ dónde encontrarlo…? En el aeropuerto, me decían algunos. Te tomas un avión te vas a Buenos Aires y lo resolves ahí. Menuda confianza en la medicina barilochense tenían los nativos. Pero esto no iba a quedar ahí, yo conseguiría un médico adecuado a la gravísima enfermedad que atravesaba. Quería gozar del lugar que había elegido para vivir, subir montañas, nadar en el lago, caerme haciendo ski. A eso también había venido…Quería ser un tipo normal, pero mi carrera al baño luego de cada bocado de comida, estaba haciendo difícil mi objetivo. Sin duda había algo que no me convencía del todo, algo que me anclaba, me ponía una barrera... Así llegue a unos consultorios en la calle principal, la Mitre. Pedí por un clínico y me recomendaron uno que parecía importante, aunque el otro también lo parecía y tenía mirada y postura profesional, un delantal impecable y unas ganas de quedarse con mi dinero a cambio de nada que hacía que la confianza en la medicina se fuera por la zanja. ¿Sería este diferente? Lo espere por casi una hora sin sobresaltos. No había comido nada y entonces estaba tranquilo. Cuando me llamo por mi apellido entré al consultorio renovando todas mis esperanzas en la medicina local, luego de esto, si no funcionaba, me quedaba internarme en alguna comunidad mapuche en busca de alguna machi. Pero esperaba que esto no fuera necesario. Me senté frente a él y todo parecía diferente. No tenía esa pose desganada de médico que se las sabe todas y que me venís con esa boludez de colitis a mi tráeme casos dificilísimos que me permitan ganar el nobel de medicina y también mucho dinero para ser un próspero empresario y comprarme una clínica. Este parecía mas amigable, mas relajado, y así fue la charla. Me hizo preguntas, se tomó su tiempo, me sugirió lugares…y finalmente me prescribió un remedio inimaginable. Mirándome serio me dijo: -Ahora te vas a Gino…sabes donde es Gino?...si, acá al lado…te sentás mirando a la ventana y te comes un sanguchito de jamón y queso con un vasito de vino…pero no te gusta el vino….ah, no?…entonces te tomas una coca….te lo comes tranquilito y te pones a pensar todo lo bueno y lindo que hay acá y que vas a conocer, a sentir, a hacer…esta es la vida que elegiste y debes empezar a vivirla…
¿Adónde había caído?... ¿Qué terapia era esta?....Aunque no estaba mal, no parecía muy incorrecto creer que algo así podría ayudarme… Le di la mano y encaré hacia Gino. Me senté frente a la ventana, elegí un sanguchito del exhibidor y pedí la coca más fría que tuviera….Mientras lo comía, empecé a recordar las palabras del médico, a verme como alguien diferente…debía soltarle la mano a la persona que dejé en Buenos Aires…No podía ser aquel y ser este… Cuando termine el sanguchito, y bebí el último sorbo de la Coca… ya empezaba a ser uno solo…

domingo, 21 de octubre de 2018

ser felices.

Hay un mandato social que nos indica que debemos ser felices todo el tiempo. O al menos parecerlo..
¿.Esta bien esquivar el sufrimiento, escondiéndolo; olvidando que es una parte muy importante del aprendizaje de la vida?.
Ese esquive nos hace construir relaciones superficiales ya que el temor a demostrar ese sufrimiento podría espantar a nuestras relaciones, quienes también sufren el mandato de ser felices.
Una vez vi en feis una plaquita que decía que a nadie le interesa si te peleaste con tu novio, quienes la proclaman no hacen mas que rendirse a ese mandato, hay que ser felices, tu tristeza puede contagiarme. No es que no me interese.
Y así vamos, ocultando y enmascarando todo con pastillas.
Y solos.

viernes, 12 de octubre de 2018

Un mundo mejor.


Un pensamiento varias veces expresado y que es aceptado por todos sin reflexionarlo ni un poquito, dice que con educación se podría mejorar el mundo...
Y es cierto, pero a medias...
Intentare reflexionar y ojala alguien se atreva a aportar alguna idea.
Al menos que me digan que estoy equivocado...
Creo que la educación puede darnos avances tecnológicos, médicos, y de todo tipo.
Mejorar el mundo desde la comodidad, del bienestar económico...Por ejemplo una droga que cure el ebola, una maquina que haga noquis en dos minutos o que algun dia podamos bajarnos una pizza y medio kilo de helado desde internet. La educación genera eso.
Pero si hablamos de un mundo mejor desde la utopia de la paz, la cosa es muy diferente..
LA cultura, la educación no genera mejores personas, de hecho lo mas tremendos HDP del planeta son tipos de saco y corbata con educacion universitaria. Quien masacro a 30 mil tipos en décadas pasadas tenían una carrera completa, titulo bachiller y de otras especialidades técnicas y militares. Estudiaron varios años para masacrar tanta gente...Los que te roban al curarte, los laboratorios y médicos que especulan con tu vida recetandote drogas carisimas que no podes pagar con la promesa de curación tienen una educación perfecta.
Un mundo mejor no pasa por un aula. pasa por otro lado muy diferente...
Por el amor...el que recibimos desde pequeños, que nos enseñan a recibir y dar.
Eso generara un mundo mejor.
No lo hará ni un lápiz ni un libro ni un titulo.
Innumerables tribus, con una cultura básica solo de supervivencia han vivido en paz durante siglos, solo violentados por amenazas externas. Una falta de cultura tampoco vuelve al hombre carne de dominación.
Se suele decir que los gobiernos apelan a la ignorancia para dominar a las nuevas generaciones.
No dar educación para después dominarte...
Pero cuantos esclavos , cuanta "chusma", cuanto grupo dominado e ignorante, solo consciente de sus derecho mas elementales, han generado revoluciones que cambiaron la historia?

miércoles, 10 de octubre de 2018

Escenas de la vida real.


Escena 1- El piropo 
.
Carolina I. en una disco, tiene 18 años. Es rubia, delgada, tiene una boca que despierta malas intenciones. Parada frente a la barra se le acerca un pibe.
Mirada seductora...
-Hola, como te va...seguramente alguna vez te dijeron que sos muy linda, no?
Carolina, observándolo y sonriendo levemente le dice..
-Y...si.
-Bueno, te mintieron.
Fin

Escena 2-La venganza. Con el que primero que se ponga a tiro.

Carolina con un pretendiente en un restaurante de Bahía Blanca. El mozo se le acerca dispuesto a levantar el pedido.
-Que va a tomar señorita?
-Un vino blanco, y señalando con un dedo al acompañante agrega... el pescado ya lo traje.
Acompañante la abandona sin entender que era...un chistecito.
Fin.
Todo cierto.
(los nombres han sido cambiados)

martes, 2 de octubre de 2018

El viejo Haneck



El viejo Haneck sorprendía por su apellido. 
Y no porque viviera en el cerrito Runge en medio de una ramas y cuando la temperatura bajaba a -2 el tipo no tuviera ni un solo temblor. 
Un apellido reconocido en Bariloche y en el desubicado lugar de la miseria era toda una sorpresa. 
De rasgos surcados por mil tajos del tiempo, sus manos duras con un gesto, nos invitaban a pasar a... su casa...
Unas ramas sostenían apenas un naylon como toda protección. Su cama, unas maderas sobre patas de troncos, se cubría con coloridos trapos que ninguna persona podría ver como una frazada. No había paredes, solo cañas y arbolitos para domar el viento. Sus ojos eran vivaces, su cuerpo contraído, sus palabras difíciles de entender. Lo buscábamos porque alguien nos había dicho que el viejo Haneck vivía en ese cerro, en condiciones extremas. Ese día hacia frio y lloviznaba y nosotros bien abrigados nos avergonzábamos ante un viejo apenas cubierto de ropas que ya no lo parecían. 
¡Pero en verdad sobrevivía!
Y eso nos llamaba la atención.
¿Cómo vivir allí, como soportar a la intemperie? ¿Cómo durar...? ¿Para qué?
Cada tanto, como emulando la leyenda de Otto Meiling, solía bajar caminado al "pueblo" por alimentos, lo hacía arrastrando algo más que su bolsa. Pero este hombre jamás fue un pionero ni figurará en los libros de la historia local. 
¿Y porque el otro sí?
Tal vez porque con mejor suerte tenía una cabaña y era mas pintoresco el mito de que se bañaba con la nieve, tal vez porque en esos años, carentes de leyendas en una ciudad que recién comenzaba, este podría fácilmente convertirse en una.
No fue esta la suerte del viejo Haneck, quien con solo un apellido, descubrió que no alcanzaba. Que la vida lo sorprendió en una sola vida, de la que no se vuelve, la de la pobreza, el olvido, el abandono. 
El viejo Haneck, tal vez ya no esté, ya haya muerto, ya haya sido olvidado. 
Tal vez la historia, como la sociedad, también lo deposite en un costado de la nada. 
Tal vez fue feliz...?


lunes, 1 de octubre de 2018

El Juez T.


Cuando me lo presentaron en septiembre del 2014, no entendí bien su nombre. Solo lo escuche decir que él era un jubilado del poder judicial de 60 lucas de jubilación por mes. 
Menuda presentación.
Lo mire mejor y pensé...este me está cargando...
Tenía una gorra azul que decía algo tipo "Mercado de Pepe" o algo así, una camisa azul que se le había desgarrado entera por la mitad, en la linea del ombligo y que había sido cosida burdamente, además en su bolsillo tenia un remiendo negro. En una camisa azul, repito. Y le agradecía a la dueña de casa que le hubiera reparado uno de los puños de ese andrajo que lucia. Un ciruja era lo más parecido...
Me preguntaba que hacia ese sujeto sentado con nosotros en un departamento a metros de la estación San Isidro.
El tipo me dirigió la palabra varias veces.. supo que viví en Bariloche y me hablo del ski, de cómo en un vuelo relámpago había viajado a SM de los Andes a juzgar a un estafador y al que le dio el sobreseimiento, todo en horas. Me hablo del juez Moldes quien había sido su secretario y de que un juez en la Patagonia gana 60 lucas....
Hablaba y se llenaba de vanidad...
Todo el tiempo parecía algo desequilibrado, queriendo hacer notar que había sido poderoso, interrumpiendo y callándose de pronto para observarme duramente por debajo de la gorra.
El tipo era un personaje atractivo. Se dio cuenta. Yo le hablaba casi exclusivamente a él.
Recordé épocas de periodismo barilochense, nos hubiera encantado un tipo así en el programa que hacíamos.
De todos modos el señor en cuestión, sobreseído en una causa sobre coimas a una empresa de bingo en 2007 y a quien la Cámara en lo Penal Económico le anuló 200 decisiones, le impuso dos multas, un apercibimiento, 17 llamados de atención y cuatro recomendaciones, se mantenía despreocupado, sabiendo que su oyente era nuevo y podía asombrarlo con sus historias.
Daba para mas, pero nos esperaban en otro lado...Aunque que sé que tal vez volveré a cruzarlo en un club náutico de la zona. Donde algunos le huyen.
Y entonces tal vez, volveremos a hablar.

viernes, 28 de septiembre de 2018

de canciones y abandonos

Todos fuimos abandonados alguna vez. 
Con menor o mayor suerte fuimos transitando ese mar de lágrimas sin llegar al naufragio. 
Aunque muchas veces creímos que la marea llevaría nuestro cuerpo hacia una playa sin olvido.
Pero dimos algunas brazadas y mas tarde o mas tempranos, logramos mantenernos a flote y secar nuestras ropas desgarradas y llenas de moho. 
Volver a la superficie seguramente trajo consigo un ser nuevo, con mas experiencia y algo mas curtido. Supimos que la encrespada mar que casi nos traga, nos dejaba algunas enseñanzas.
Pero si miramos para atrás, y recordamos aquel sufriente desolado, seguramente notaremos cuan mersa nos habíamos vuelto. Cuantas tonterias fatales dimos a pensar, cuantas cartas que jamás enviamos escribimos en nuestra mente, cuantas frases hechas de canciones berretas creímos que nos reflejaban...
Yo descubrí a Luis Miguel y a algunas de sus canciones en pleno azote, es más, uno de sus bolero agrandaba mi herida hasta ya no poder ver sus dos orillas.
Y prefiero no recordar mas de esos olvidables descubrimientos que el dolor me llevó a conocer.
Porque cuan mas mersa la canción, mas la escuchaba.
Hoy las revivo en youtube y me rio...desdeñadas desde siempre, fueron leal compania en esos días donde el corazón que portaba se había quedado con un solo latido..

lunes, 24 de septiembre de 2018

Maslow


Sera que las necesidades del hombre son infinitas?. Que nunca nos calmamos, que a medida que vamos logrando cosas no encontramos un techo y cada vez queremos mas?
.
El hombre necesita cubrir sus necesidades fisiológicas esenciales, comida, protección del clima, sexo, respirar...o sea compensar los cambios de su entorno para una situación física estable.
Una vez logrado esto, querremos mas...Vendria a ser el segundo nivel, y contemplaría seguridad, empleo, salario, o sea básicamente recursos.
Pero luego querremos mas...
Desarrollo afectivo, estima, amor, amistades...Y entonces, conseguido esto subimos el nivel y necesitamos reconocimiento, status, dignidad, respeto y hasta exito...necesario en funcion de integrantes de una comunidad...
Tal vez en este punto se justifique tanta fotito de que es lo que comemos, adonde vacacionamos o el auto que conseguimos...y la chica que metemos en nuestra cama. No lograrlo nos lleva a problemas de autoestima, perdida de confianza, tal vez por eso rogamos por un like o que nos hagan RT a un twit.
Pero intentaremos seguir subiendo...y asi llegariamos a la autorrealización, una especie de felicidad, armonía...y desarrollo de todo nuestro potencial.
Mas arriba parece que no hay nada..
Y asi termina el breve paseito que hice sobre la teoría de mediados del siglo XX del sicologo norteamericano, Abraham Maslow . Pueden leer mas en Pirámide de Maslow.
Si en algún punto esto nos hizo recordar cierta clase media deseosa de ascender en su escala social y tomando decisiones catastróficas...bueno,, aca parece haber una respuesta.
Resultado de imagen para maslow

jueves, 20 de septiembre de 2018

Hablemos

El lenguaje evoluciona: día a día, al mismo ritmo que la sociedad e incluso podríamos decir que con la misma velocidad con la que crecen los niños. Casi sin que nos demos cuenta, la lengua se va adaptando al presente, intenta revisar el pasado y además, hace grandes esfuerzos por predecir el futuro.
A continuación recopilamos 20 palabras raras que la RAE ha incorporado al diccionario en los últimos años.
¡Atención, atención! Comenzamos:
1. Palabro. Como palabra rara o mal dicha.
2. Almóndiga. Está aceptada como vulgarismo y como término en desuso; tal y como indica, hace referencia a la palabra albóndiga.
3. Asín. De nuevo el vulgarismo de así.
4. Culamen. Siendo la versión más vulgar para referirse a culo o nalgas.
5. Descambiar. Como bien indica el término: deshacer un cambio.
6. Toballa para nombrar a la toalla, y toballeta para designar a la servilleta. Ambas también están consideradas en desuso.
7. Abracadabrante. Que es muy sorprendente y desconcertante.
8. Güisqui. Como adaptación del anglicismo whisky.
9. Vagamundo. Por su composición (vagar + mundo), podría parecer que es una palabra más lógica que la archiconocida vagabundo, pero frente a su predecesora la RAE la ha considerado en este caso como vulgarismo.
10. Friqui o friki. Del inglés freaky: extravagante, raro o excéntrico.
11. Cederrón. ¿Alguien se acuerda de él? Encontramos otra adaptación del habla inglesa, esta vez del término CD-ROM. Significa “disco compacto que utiliza rayos láser para almacenar y leer grandes cantidades de información en formato digital”.
12. Otubre. Otra forma considerada vulgar, para nombrar al décimo mes del año.
13. Papahuevos, como sinónimo de papanatas.
14. Ño. Proveniente de señor, se considera en algunos países latinoamericanos el tratamiento que se antepone al nombre de un hombre.
15. Tuit. El mensaje digital que se envía a través de la red social Twitter y que no puede rebasar un número limitado de caracteres. Si nos paramos a pensar… ¿deberán actualizar el diccionario si el futuro nos depara tuits de más de 140?
16. Papichulo. Un coloquialismo proveniente de Paraguay, México y Puerto Rico. Este palabro hace referencia a un hombre que, por su atractivo físico, es objeto de deseo.
17. Espanglish. Como modalidad del habla de algunos grupos hispanos de los Estados Unidos en la que se mezclan elementos léxicos y gramaticales del español y del inglés. ¿Hubieras imaginado algún día que lo llegaríamos a incorporar al diccionario oficial de nuestra lengua?
18. Conflictuar. Si hablamos de provocar un conflicto en algo o en alguien.
19. Euroescepticismo. Se ha convertido en el término de moda tras el estallido de la crisis económica: hace referencia a la desconfianza hacia los proyectos políticos de la Unión Europea.
20. Y por último, y sin pasar en absoluto desapercibido, hablaremos de amigovio: como la persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo.

lunes, 3 de septiembre de 2018

la carne el encargado y el frigorifico

Hace unos años se nos ocurrió entrar a un supermercado que se encontraba en plena av Mitre de Bariloche. Ibamos de compra simplemente, pero de pronto, y no sabemos sujetos a que curiosidad, se nos ocurrió pesar un paquete de carne ya envasada de Frigorifico A----o. Había cerca una balanza y la tentación era mucha. Fue una sorpresa constatar que los pesos no coincidían, lo que decía la balanza y lo que decía el envase....Habían unos 40 gr, mas o menos...y no fue el único paquete que pesamos...Seguimos con varios y todos presentaban la misma diferencia....
Se imaginan...40 gr de acá, 30 gr de allá...termina dando una cantidad de carne muy a favor de quien la provee.
Llamaos al encargado...pedimos.
Se acerco un tipo con cara de nada a preguntarnos que nos pasaba,,,

Al explicarle, su cara de nada muto a cara de susto, y luego a cara de rabia...
A medida que iba entendiendo a que nos referíamos, parecía que se ponía mas enojado...Y con nosotros! , no con Arroyo que le robaba a la gente...
Nos rajaron, no sin antes preguntarnos..
.A uds quien los manda....?
Nadie nos manda, salame, vos y el frigorifico le están robando a la gente...
Creo que después hablaron con alguno de nosotros e intentaron explicar lo inexplicable...
Pero la nota ya estaba lista par salir al aire en ese programa que se llamo Buenos Muchachos.

domingo, 2 de septiembre de 2018

Todos somos copias...(?)

Comentar este post evita la calvicie en un 78% de los hombres.

Carl Jung decía: “Nacemos originales y morimos siendo copias”
Cuando llegamos a a vida todo es asombro. 
Todo nos llama la atencion, nuestra avidez por saber que es cada cosa que vemos es muy fuerte. 
Siendo niños los adultos no comparten ese asombro. Siempre apurados nos tiran del brazo cuando nos detenemos en la calle porque algo nos llamo la atencion. 
O nos dice eso no se toca, o nos hacen seguir viaje sin siquiera terminar de descubrir aquello que nos hizo detener.
Todos nacemos originales...pero luego, la educación, la sociedad, el sistema... comienza a uniformarnos...
Tal vez algunos se salven de eso, tal vez no lo sepan que se han salvado. Tal vez no podamos reconocerlos, comprenderlos o aceptarlos.
Pero están allí, seguramente alguien se salvo de ser una copia..
Y tal vez no sean pocos...

martes, 28 de agosto de 2018

Felicidad obligada



A veces me gusta la tristeza. Sentirme débil, vulnerable, recordar aquellos momentos donde era feliz sin presiones de la sociedad.
La vida es eso, las dos caras, los dos polos...felicidad+infelicidad.

La sociedad moderna y el auge de gurúes hace que la felicidad sea una meta obligada de alcanzar. Un estado al que se llega porque si y no por las cosas que hemos vivido.
Esa felicidad hace que dejemos las tristezas de lado...no llores te dicen de chiquito. No estés triste, te dicen de grande.
Y así negamos la vida, la vida perfecta, aquella que se nutre de risas pero también de lágrimas.
Tienes que ser feliz...cualquier chantapufi disfrazado de gurú lo sostiene, los medios lo replican, te llega a vos y vos, algo adormecido, no alcanzas a despabilarte. 

Y te lo crees.
Parecería que solo hay que experimentar sensaciones positivas.
Entonces ante ese mandato reprimimos nuestras penas, no podemos mostrarnos así, reprimimos bien lejos nuestras tristezas. 
Porque si te ven triste posiblemente no te traten bien. 
En cambio a un ser feliz es difícil maltratarlo.
Entonces fingen...
Evadir la tristeza aceptando el mandato social de esta modernidad berreta, puede traernos importantes daños. Reprimir la tristeza es como una bombucha de carnaval a la que no sabemos cuándo cerrarle la canilla. 
Y un día explota mojándonos y mojando a otros. 
Soy feliz
 en la medida que pueda lograrlo...
Y si no lo logro, amare mi tristeza, como una lección de supervivencia

martes, 21 de agosto de 2018

lecciones de vida

A veces creemos que los muros de las redes sociales son el lugar donde expiar nuestras culpas, nuestras faltas.
Es un mecanismo inconsciente; dejamos allí una mensaje alentador de aquello que precisamente hacemos peor.
Postean como ser generosos en el amor, tipos que sé que son una cagada en ese tema, abandonan a sus hijos agreden a sus parejas viven en una mentira constante. Hablamos del hambre de los desamparados, y somos lo que tiramos mas comida a la basura, cuestionamos al facebook por aburrido y nos olvidamos de compartir un café con un amigo.
Es mas, he visto condolencias de amigos por la muerte de seres muy cercano realizadas por este medio, pero no ir a darle un abrazo a la persona que soporta esa perdida.
Parece que este medio nos exime de todo. Inimputables.
Posteo consejos de lo que nunca seré y abrumo de frases que no entendí, sostengo bondades que estoy lejos de sentir y cuando apago todo, creo que cumplí con mi alma.

domingo, 19 de agosto de 2018

Quejoso

Una chica con la que salí alguna vez y termine la relación solía decir en reunión de amigas que yo era muy quejoso.
Muchos de mis contactos a veces me dicen lo mismo. 
Y no me gusta..Porque?
La falta de espíritu critico tiene sus consecuencias, nos deja vulnerables al poder retorico o mediatico que intentara convencernos, hará de nosotros un sujeto obediente, nos llenara de contenidos que sean de su utilidad. 
Nos manipulara y serán sus ideas las nuestras. 
Los defenderemos, nos solidaricemos con el poderoso.
Seremos de su propiedad, le perteneceremos.
La falta de critica es como un frasco vació, sin contenido, lo que nosotros no pondremos allí en base a nuestra voluntad, otros lo completaran.
Y creeremos que hemos sido nosotros quienes lo completamos.

domingo, 12 de agosto de 2018

Abducida.



El día estaba claro, atardecía y había una luz muy cálida y especial para tomar algunas fotos, pensaba esto mientras recogía algunas ramas pequeñas. A lo lejos se escuchaba unos trinos y algunos ruidos del viento que acariciaban las copas de los árboles agitándolos como en una marea.
Todo eso era natural, ella había aprendido a gozar con estos días luminosos cada 6 meses, cuando le daban esas ganas de ir al campo y hacer cosas como las que precisamente estaba haciendo… las ramitas.
La chimenea encendida le daba al comedor de la casa ese color de película, como salida de algún libro de los que había leído de chica. Tal vez Mujercitas, o alguno donde la familia se sentaba frente a la chimenea a leer en épocas donde internet no podía ni imaginarse.
Las ramas empezaban a pesarle en los brazos. Pero no eran suficientes, a pesar de que ya empezaban a dejarles marcas rojas. La camisa arremangada dejaba ver unos brazos fuertes, era una mujer entrenada, que se animaba a las profundidades de un mar agitado. Y planeaba como una sirena en los mares calmos.
Podía llevar sin esfuerzo un tanque de oxígeno de aluminio, liviano pero delicado, que se cuidaba de chocarlo contra los corales de Centroamérica, donde solía dar clases de buceo. Conocía todo tipo de peces,  una fauna desconocida para los que solamente conocemos la superficie del planeta. Podía distinguir cada animalito que se le acercaba, por colores, por formas… y compartir con sus alumnos cada descubrimiento. Barcos hundidos, formación de nuevos corales, algunos raros monumentos de piedra, plantas…casi todo lo conocía aunque sabía que el  mar siempre da novedades.
Y estaba atenta a todo ello.
Las ramas eran cada vez más. Algo finitas, arderían rápido y mañana debería salir de nuevo. Pero no le importaba, cada caminata era respirar los olores de un campo que conocía, que no daba novedades, un terreno en donde no tenía que hacer descubrimientos como lo hacía después de cada corriente marina. Un terreno  rodeado de una alambrada lejana, pero segura.
El peso la hacía tambalear…se sentía distinta, como cuando la mezcla de oxigeno de su tanque al bucear no fuera adecuada. Creyó que las ramas eran muchas y dolían en los brazos. La marca que dejaba era algo dolorosa, pero era un dolor distinto, suave, silencioso y tibio. No era para quejarse, pero la sensación estaba allí.
 Mientras caminaba ahora lo hacía sin rumbo,  no podía ver la casa,  ni reconocer el camino, ni las piedras, ni los arboles…
¿Se habría sentado  en el pasto a descansar? No estaba segura, pero vio que había caminado demasiado en una dirección distinta, ni siquiera parecía un campo de la provincia de Buenos Aires, ni sus olores, ni sus trinos.
Miró hacia el sol y se quedó ciega un instante…el color era raro…le daba  sobre su piel dándole un reflejo extraño y no brillaba. Uno de los brazos lo sentía raro, como si algo desconocido estuviera rozándolo, pero no había nadie, su brazo estaba tapado por las ramas. Alguien la miraba…alguien estaba allí…Sus ojos se cerraron y al abrirlos se sintió desmayar.
Que lindo día para unas fotos se dijo, miro las ramas que había recogido y creyó que eran suficiente. Apenas a unos 100 metros se vislumbraba la casa, brillante y colorida, con flores y ligustrinas y  esos techos verdes que siempre consideró el detalle justo de un estilo inglés que le gustaba.
Tiro la leña en un contenedor y miro sus antebrazos…sorprendentemente no tenían ninguna marca, las ramas no habían dejado mella salvo un raro tatuaje. Uno desconocido, nuevo, que cambiaba de forma según la luz. Mostraba unos raros animales, ignorados, nunca vistos, o tal vez no eran animales, ni eso era un tatuaje. Un dragón, un ciervo, un pez plateado…¿que había allí? Al volver a mirarlo ya no estaban y estaban otros, tan irreconocibles como los anteriores… ¿Los había visto alguna vez en esos mares, en esos campos??
No, jamás había visto animales semejantes…
Se refregó el brazo, el tatuaje no salía, se quedaba firme como desafiándola a recordar algo que no podía hacer. Una marca invasiva, no elegida y que  no podía borrar.
Se tapó rápido esa marca, las mangas de un suéter lo ocultaron hasta que de a poco y después de varios días se fue yendo, volviéndose con tonos pasteles. Ya no tenía el brillo del inicio, los animales apenas podían verse. El tiempo y sus lágrimas aterradas sobre él, fueron borrándolo.
Por la noche tiene sueños extraños, donde la observan, gente que no reconoce, que no identifica, que no recuerda y que duda de que sean realmente humanos.