viernes, 18 de junio de 2010

Pasion


Parece que no me entienden o que soy tan precario que no logro que lo hagan. Ultimamente me mandan criticas, comentarios y hasta pps donde me hacen ver que aun puedo rescatarme de una vida oscura en donde me hallo y que me impide todo gozo actual. Es decir que no sentir la misma pasión que otros por los acontecimientos futboleros me convierten en una sombra llena de mala onda y así el pesimismo me envejecerá prematuramente conduciéndome a la habitación descascarada de algún neurosiquiatrico cercano.

No me gusta el fútbol, no me gusta nada que genere pasión que ponga en off el cerebro. Y estos son momentos de bajas defensas, donde solo pensamos en una sola cosa y por allí entonces se cuelan lo que quieran que se cuelen quienes nos bombardean con un shampu poderosisimo para lavarnos el cerebro. Un camino fácil para excitarnos con una victoria y decirnos que es lo que nos conviene. Así de pronto Dios nos habla, nos dice que alentemos y nos manda a tomar cerveza, después contemplamos a un pelado con cara de vivo del barrio a quien con un ECG lo testean como una ratita para ver que corno hace su corazón durante Nigeria - Argentina, partido aburridisimo en donde seguramente el ECG dio plano. Pero el pelado actuaba las situaciones y nos hacia creer que sufría. Luego aparece un carnicero que la sabe todas al que Santos y Maria Laura dicen deberían enviar a Sudafrica para que le dé consejos a Maradona (?)...y en el medio, un celular que no celulea. Y así, bajos de defensas que ni la truchada del Actimel cubre, vamos creyendo todo lo que nos dicen porque quien lo dice nos cree un pelotudo, desarmado y fertil para que cualquier cosa relativa al mundial y que a ellos les de rédito, puedan clavarnos en la frente. No me niego al festejo, me niego a que me traten de pelotudo diciendo idioteces de vuvuzelas que aquí se llaman cornetas pero ahora se llaman vuvuzelas y nadie osa decirle de otro modo, o contándome si Maradona debería ir de traje o de ropa deportiva al estadio.

No...no me pueden creer tan pelotudo...

Pero quienes pergeñan este discurso hueco de certezas, saben lo que hacen, nos han monitoreado años, saben que somos débiles, que en este momento todo lo creeremos, que somos manadas hambrientas de tonterías que creemos legítimamente, son parte del acontecimiento deportivo mas importante del planeta.

Ni Dios nos invita la cerveza, ni Higuain es un héroe(C5N). Héroes aun seguirán siendo otros, no los que reciben una pelota de suerte y la meten adentro con una escoba. Entonces así se cambian los valores, héroe es un jugador de fútbol, pero no lo es un medico rural que paga de sus bolsillos los remedios o quien camina horas por la montaña para dar clases en una escuelita de barro.

Nos cambian los valores, nos vuelven tontos, vuelven al festejo un complice de sus maniobras.

Quiero festejar en paz si ganamos, quiero lamentarlo si perdemos, y en el medio no los quiero ver mas, ni sus tontas vanidades de periodistas deportivos que no saben un carajo de nada ni sus spots publicitarios donde me harán creer que gillete afeita a la selección y por eso pasaremos a cuartos.

Vayanse todos a la mierda.

Y dale Argentina..

5 comentarios:

ana dijo...

Fabián,
pavada de provechito... Disculpe, vio? pero yo hoy prefiero quedarme por aqui, pensanddo en los ciegos de Saramago. Si me lo permite.

Sol dijo...

Me encantas!

Superchic dijo...

ajaja re bueno!!

Euphoria dijo...

Este post es como un cachetazo de realidad. La vida es así de contradictoria.
Yo creo que la gente se pasa de euforia porque huye de lo que vive diariamente, soñar con la copa y ver los goles 1000 veces parece ser lo único que vale. El resto no importa. Y compramos todo, la hojita de afeitar, el pasito waka waka y seguimos soñando con el ruido de la corneta de fondo.

el costurero de elsicat dijo...

¡Bravo!!! También yo festejo, al fin y al cabo soy argentina, pero no consumo tanta pavada...
Encantada de conocerte!!