miércoles, 15 de marzo de 2017

Posverdad.

A raíz de los progresos tecnológicos, nuestros cerebros se están volviendo más perezosos y, por ende, tontos.
Replicamos información sin confirmar, solo porque esta en sintonia con nuestras creencias..
Quienes generan estas mentiras en la red, buscando un provecho personal, ya no se cuestionan lo ético del asunto.
De a poco vamos naturalizando estas manipulaciones y terminaremos creyendo que no es mas que un ejercicio profesional.
O sea, vamos perdiendo conciencia ética, las mentiras en campaña ya no se condenan, son parte de ella, y son una herramienta que cualquier profesional cree debe utilizar.
Cuando la noticia comenzó a ser una mercancía, la verdad dejo de ser importante, dice Ryszard Kapuscinski.
Pronto iniciaremos el camino hacia unas elecciones legislativas, ya hemos aprendido algunas cosas sobre manipulaciones mediáticas, lo que modernamente le llaman posverdad y esto no es mas que mentira. estafa, falsedad..
Cada paso adelante que da la comunicación nos exige mayores responsabilidades como lectores, mayores analisis, para no ser victimas de esa posverdad que ya parece ser algo virtuoso y común en estos tiempos.
Y que nos convierte en victimas.