miércoles, 28 de julio de 2010

Atendé...(gritos) Che, vos, atendé...(+gritos)..pelotudo!!



Una cosa asi era el ringtone del pelotudo del colectivo.

Una sarta de frases agresivas para que el tipo atienda el telefono.

Desagradable para los demas y nada creativo, parecia ser una melodia para el dueño del telefono.

Me preguntaba...¿que hace que un tipo elija ser maltratado por medio de un ringtone?
Pudiendo poner una musiquita bonita, no, elije uno donde se lo maltrata y se lo trata como un pelotudo solo para que atienda el telefono y adelante de todo el mundo. Tal vez extrañe cierto maltrato familiar, o el maltrato de su esposa o alguna frase comunmente repetida de sus hijos. O quizas le resulte divertido ser maltratado. En todo caso, resulta patetico develar asi cuestiones interiores que nos colocan como un tipo que hasta para atender el telefono debemos ser gritados y tratado peor que un perro.

4 comentarios:

De Lirium soy dijo...

Nunca escuché un ringtone así, pero sí otros que me resultan desagradables.
Muy sanito no debe ser quien lleve algo que lo maltrate a cada rato, no?
Además se ve que necesita ser agredido delante de los demàs... demasiado para mí. jajás.
Hermoso video el anterior... y sí, hay músicas, hechos artísticos que no pueden clasificarse.
Un abrazo.

Euphoria dijo...

Me recuerda a un conocodísimo tenista oriundo de Temperley que en medio de un partido tuvo que ir a buscar su cel al bolso para apagarlo.
Si bien no eran agresivas las palabras, el ringtone gritaba algo como GASTÓOOOOOOOOOOOON ATENDÉEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE

FULL COLLECTIONS dijo...

Si es verdad esta lleno de esos ringtone son una basura y re agresivo me desagrada bastante y encima lo escuchan todo su entorno ja!
Mi celular tiene solo un Ringtone es bien light!

Rinnnnnnn

Aitor Maiden dijo...

Hay ringtones realmente ridículos pero muy populares, el mejor ejemplo es el que describes. No creo que sea una cuestión de que al portador del teléfono le guste sentirse maltratado por el aparato, creo que es más una cuestión de llamar la atención. Lo vulgar y lo ordinario siempre llama más la atención que lo agradable y lo bienpensado.