miércoles, 15 de agosto de 2007

Hugo Winner

Nuevamente voy hacia atras y traigo un texto que ya ha sido incluido.
Tal vez esté nostalgico. Basada en una historia real. Que le pasó a Hugo.


El pibe metio las manos en los bolsillos y sin sacar el dinero calculó cuanto podría quedarle. Tal vez algunos pocos billetes de 10$ o algo mas aunque ese algo más no era importante, tal vez algunas monedas y pelusa. Suficiente como para llegar al Tigre y tratar de cerrar ese negocio que se volvia algo esquivo. La gente se amontonaba en la plaza principal, era domingo y no era raro. Lo raro era que el estuviera ahi pudiendo hacer otra cosa mejor, quizas mirar largo rato el techo de su cuarto o mirar en la tele algun programa de trolas bailanteras que mueven el culito mientras uno se mueve las bolas. Faltaba poco para el local de su amigo. Un vendedor de articulos de decoracion bien caracteristicas del Tigre. Pajas, ramas, y esas vegetalidades secas que bien coloreadas nos hacen creer lo finos que somos para decorar nuestro monoambiente. Algunas tal vez y con suerte, se irian bajo su gestion a otros paises donde se siente admiracion por el buen gusto argentino y ademas lo pagan un poco mejor que esos miserables 2 pesos que puede salir una ramita de esas. Ya estaba cerca, antes de llegar descubrió un espejo en uno de los locales anteriores. Se dirigio a el como una madrastra vanidosa a ver cuan bello estaba hoy. . Se miró una vez como al pasar y no le alcanzó, se miró de nuevo y esta vez se arregló un poquito la camisa, no habia granitos a la vista y todo estaba bien. Menos la risita.
A traves del espejo y rebotando la mirada la vio parada detras de él. Se reía timidamente poniendo la mano en la boca, aunque se notaba que no evitaba pasar inadvertida. Atento al jueguito el pibe se quedó mirandola apenas 3 segundos. Tiempo suficiente para erizarse, agazaparse y arrojarsele al cuello. Poniendo su mejor sonrisa le dijo...
-De que te reis...?..pasa algo...?.
La chica lo miró y no habia duda en su cara, ni temor, ni sospecha. Parecia que lo conocía, riesgo que él habia ya calculado, no vaya a ser que la presa fuera alguien conocida o cercana a algun amigo....como por ejemplo, la hija de Fabian. Todo muy lógico ya que él le llevaba algo mas de 15 años.Y le entraron ganas.
-Naaa....le contesto modernamente ella.
En bandeja, en platito de oro, con una manzana en la boca, entera, total....un regalo!.
Abrio su abanico de conversaciones y la que eligio cuadró perfecta. A los pocos minutos estaban sentados en un bar de la feria, el vendedor de pajas esperaba sin saber los contratiempos del pibe y la charla seguia ahora con un tostado. Llevo la mano al bolsillo. No iba a sacar la plata...pero lo que tenia...le alcanzaria? El y su café quedaron intimidados por el licuado que siguio. Una luz roja se encendio en su mente.
Que pare acá o me quedo a lavar la loza..! pensó.
Decidió explicarle a qué habia llegado a la feria. Ella no parecia importarle mucho sus negocios de importacion de afrecho, ramas y juncos..ah, tambien pajas. Le pidio unos minutos para cerrar algun trato con su amigo que lo esperaba y le prometio volver a buscarla.
Un campeón....oportunidad suficiente para contar la guita disponible, evaluar si era negocio seguir con esta desconocida y tomar la decision de rajar o quedarse a plantar el mastil sin bandera en su monoambiente del centro. Dos minutos y las pajas, lo afrechos y ramas coloreadas estaban concretadas. Volvió pensando que sería de ella. En el camino la vio aproximarse y con toda ingenuidad creyó que la piba habia pagado todo y que lo buscaba. Mirá que bien, que honesta..! Pero no estaba sola, detras de ella dos mozos a su vez la seguian ondeando la cuenta del tostado, licuado de banana, cafe y vaya a saber que otro agregado. Como en una publicidad ella se arrojó a su pecho y lo abrazó mientras el calmaba a los gastronomicos en llamas.
Pagó y caminaron un ratito. Su brazo fue aspirado por el cuerpo de ella que de pronto lo abrazaba como si tuvieran un noviazgo de años y a metros del atrio. No entendia nada.
Un levante, sí ya sé... pero que raro, no?, se dijo. Porqué esta desconocida se entrelazaba con él de ese modo, tan pasionalmente, tan cariñosa, tan de novia, tan .....tan....jodida!
Siguieron caminando y él eligio no pensar mas en el asunto. Un taxi muy oportuno los cobijo mas abrazados aún mientras ella lo llenaba de arrumacos y él no sabia que carajo estaba pasando. Linda pareja, habrá pensado ese taxista aburrido del domingo. Los miraba por el espejito retrovisor y tal vez le recordaron aquellos tiempos de juventud, alguna novia o su esposa....parecian tan unidos.... tan perfectita la parejita...
Bajó en la puerta de depto. La guita alcanzó justa. Hasta ahora era lo que parecía, un levante en progreso, promesa calentona de sexo desconocido, lugares nuevos para entrar, boca nueva para sentir, humedades tibias para compartir.
En resumen....que otra cosa se podía pedir!!
Entraron al mono y aprovecho para mirarla nuevamente. No mas de 26, delgada, lindas tetas, lindo culo, bella sonrisa, como desconfiar de ese caramelito que Dios le habia enviado en un erotico delivery. Algo de musica para despedir la tarde, nada en la heladera, salvo agua y algunos besos que le hizo beber, y la ropa sembrada por la alfombra, desordenada como en las peliculas y un lio para encontrarlas al final. Los besos siguieron al temblor de un cuerpo joven que se confundia con sus fantasias y deseos. Una piel nueva y virgen para sus manos, algo trémulas por la sorpresa. Manos que rapidamente se adueñaron de la situacion.
Y entonces ...el winner es el winner...y cuando la pone, nada se interpone en su taladrante proposito. El sexo fue intenso. A veces salvaje, dulce, tierno, con palabras lindas, con besos suaves, como uno lo harïa con...con....¡la puta madre!....con una novia!
Quien carajo era esta mina?. Despues del segundo polvo se prometio pensarlo luego del tercero. Y despues del tercero...se quedó dormido. Maldicion....dormido!!!.Su mente en dos planos no funcionaba bien ....dormido!...desperta pelotudo ...!!! le decia uno de los planos, y el otro completo de sexo, no daba bola. Y gano el dormido por goleada.
Despertó a la mañana. Si no fuera porque ese cubil felino que utiliza para estas situaciones es precisamente eso, tal vez hubiera sido lindo verla venir con una bandeja con tostadas y cafe...o al menos un termo y un mate...no sé, algo...unas galletitas de agua Mayco...Pero no aparecio con nada. Porque no habia nada.
Prestó atencion al entorno, no se oía mucho, donde estaba? La escuchó en el baño por mas de media hora. El agua corría y ella no salía. Le preguntó si todo estaba bien y solo le falto agregar la palabra ...amor...a la pregunta . Amor...estas bien? Lo pensó...como sonaba...? Amorcito...necesitas algo? Lo decía por lo bajo y se reía de la boludez. Hubiera sido ridículo, pero casi se le escapa. Desde adentro la perfecta extraña, le dijo que sí. Repensó la noche, la tarde, la situacion, la guita gastada, o invertida, y lo que recordaba le gustaba. Varios polvos con una post adolescente esta muy bien para un tipo de mas de 40. Se sintio satisfecho, para qué mas.., lindo recuerdo y muy loco...
Al rato la pibita salio descalza hasta el cuello. Le pidio una remerita y se la coloco dejando ver aun su pubis.
La bombacha ya estaba colgada de la canilla.
Eaeapepe!!! Warning,!!!!!!!!! que sigue ahora?...el cepillo de dientes??
Se calmó. No podia ser posible. Ella lo abrazó y lo llevó a un nuevo episodio matinal de sexo. El se dejó llevar y terminaron casi juntos. Pero para él ya todo estaba bien, y era suficiente.
-Vamos...le dijo .
-Pará, no se me secó la bombacha.
-Ni´nporta, la ponemos frente a la estufa. Ni a gancho quiso; que se quemaba, que se arruinaba. Ni que fuera su unica bombacha.
Y tal vez lo era. No parecia muy interesada en irse. . Los minutos siguientes fueron apurados mentalmente por él. Pero el minutero no podía ir mas rápido. Ya no queria verla mas en su casa, algo habia aparecido en su radar.
Apagada la llama del sexo el cerebro comenzaba a decir presente.
Y si esta loca , ¿era realmente loca?. No, mejor que se vaya ya. La apuró con la bombacha y se la hizo poner humeda. Entró al baño y todo estaba igual, pero qué había hecho ella media hora adentro?. Tendría un telefono ? Habría hecho algun llamado? Que más habia en la mochila?
Salieron juntos, él esquivando el abrazo de ella. Ya no estaba tan distendido y algo tenso la empujó suavemente al ascensor. Entonces creyó notar que ella miraba de reojo la letra clavada en la puerta de su depto. Habrá sido así realmente o se estaba paranoiqueando? Bajaron lo mas rapido que el ascensor pudo y ya en la vereda él la despidio y nuevamente notó que al besarla, la mirada de ella, esos bellos ojos azules, se clavaban en la numeracion del edificio. La soltó y se fue en otra direccion.
Ella no se llevó mucho mas que algunos polvos. Y algunos dolares que se robó de la cajita de té Mazawatte, suficientes para llegar a fin de mes. El no se quedó con mucho, tal vez la sospecha creciente y enferma que le dejó esa mirada clavada en la numeracion de su casa. Esquivando las baldosas rotas se prometió nunca mas una historia asi.
Ocho dias despues el portero, molesto por un raro olor, lo encontró en su cama. Parecia dormido y relajado en un depto completamente vacio. Las paredes blancas competian con su palida sonrisa. La policia busco alguna pista y no encontro nada interesante.
Apenas una bombacha seca colgaba de la canilla.


2 comentarios:

ItoCuaz dijo...

"trolas bailanteras que mueven el culito mientras uno se mueve las bolas"... Si lo hubieras puesto como anònimo, en algún lado, inmediatamente habrìa pensado "esto me suena a la voz de Fabian..." Y es asì, tienes un estilo ya muy definido y tu prosa es bastante fuerte: mucho que aprenderte... Un saludo!

Paula dijo...

Me encantó la historia, especialmente cuando hablas de post adolescentes de 26 años, ja! nos haces sentir muy bien.

Un beso grande espero que este todo super bien en Bariloche!