viernes, 17 de agosto de 2007

LIlita, la santa.


Lilita Carrio es una dirigente politica argentina. Antes gorda ahora menos gorda a causa de su propio esfuerzo, es una ferviente catolica que suele aparecer en entrevistas con crucifijos de diferentes tamaños. Me cae bien la gorda, la creo honesta y cumplidora.Pero por estos dias esta soportando un juicio por calumnias que le sigue un hijo de un viejo dirigente peronista algo millonario. Y no es dificil imaginar como se vuelven millonarios los viejos dirigentes peronistas. En este caso Lilita lo acuso de una muerte.La sra. dice no temer el juicio y que solo teme a Dios.Raro el concepto, Lilita no hace mas que desnudar una de las bases que el catolicismo tiene para espantar a sus feligreses.
El miedo.
El miedo inculcado desde la primera clase que recibis para tomar la comunion.El miedo esta cuando de chicos te dicen ..no mientas que te va a llevar el diablo.
El infierno es la residencia del miedo.
Se supone que Dios , nuestro padre es inmensamente generoso, aunque haya cocinado a fuego rapido Sodoma y Gomorra, bueh, un detalle, tal vez se le chispoteo y ese dia andaba medio cabron, pero segun el cura de aca la vuelta es nuestro padre. Me cuesta creer que debo temer a mi padre, sí tal vez respetarlo, escucharlo, quererlo...pero tenerle miedo? Quien carajo hizo las traducciones de la biblia...
Puede ser que al vaticano, paraiso medieval de la religion, le pueda convenir aun hoy ese concepto de "temor a Dios"?
Si te temo, no te amo. Es claro.

4 comentarios:

Patricia "La Gata Flora" dijo...

Lamentablemente toda la educación (y no sólo la religiosa) que recibimos se basó en el miedo: "si no juntás los juguetes se lo voy a decir a tu padre cuando venga". "Tenés que estudiar para que la profe te apruebe" (NUNCA para aprender). "Simulá que estás trabajando, que te puede ver el jefe" (NUNCA porque para eso te pagan).
Nadie nos enseñó a crecer, a hacer las cosas por nosotros mismos, porque eso es lo valedero.
Hace poco Felipe Piña decía que nosotros honramos a San Martín porque seguimos pensando que la libertad es algo que alguien puede darte o quitarte, y no una actitud interna. Y es trístemente cierto.

Sol dijo...

Yo estudie en un colegio catolico en Lima. Y en mis clases de religion me me decian que a dios habia que temerle, que eso era una mezcla de amor y respeto... y demas cosas que nunca entendi del todo. El mismo colegio catolico que supuestamente debio inculcarme el catolicismo, me hizo huir de el con sus reglas y protocolos que nunca tuvieron sentido. Hize la primera comunion cuando tenia 10, pero cuando fue momento de confirmarme, a los 16, dije 'paso'.

ItoCuaz dijo...

Me considero creyente pero no catòlico... Mi fe es algo rara, tan rara que ni yo mismo entiendo, no por falta de argumentos sino porque aquello no se explica.

Quiero compartirte, si me lo permites, un pensamiento de mi poeta favorito, Jaime Sabines:





Me encanta Dios

Me encanta Dios. Es un viejo magnifico que no se toma en serio. A él le gusta jugar y juega. Y a veces se le pasa la mano y nos rompe una pierna y nos aplasta definitivamente. Pero esto sucede porque es un poco cegatón y bastante torpe de las manos.
Nos ha enviado a algunos tipos excepcionales como Buda, o Cristo o Mahoma, o mi tía Chofi, para que nos digan que nos portemos bien. Pero eso a él no le preocupa mucho: nos conoce. Sabe que el pez grande se traga al chico, que la lagartija grande se traga a la pequeña, el hombre se traga al hombre. Y por eso inventó la muerte: para que la vida -no tú ni yo- la vida sea para siempre.
Ahora los científicos salen con su teoría del Bing Bang... Pero ¿qué importa si el universo se expande interminablemente o se contrae? Esto es asunto sólo para agencias de viajes.
A mi me encanta Dios. Ha puesto orden en las galaxias y distribuye bien el tránsito en el camino de las hormigas. Y es tan juguetón y travieso que el otro día descubrí que ha hecho -frente al ataque de los anbióticos- ¡bacterias mutantes!
Viejo sabio o niño explorador, cuando deja de jugar con sus soldaditos de plomo y de carne y hueso, hace campos de flores o pinta el cielo de manera increíble.
Mueve una mano y hace el mar, mueve otra y hace el bosque. Y cuando pasa por encima de nosotros, quedan las nubes, pedazos de su aliento.
Dicen que a veces se enfurece y hace terremotos, manda tormentas, caudales de fuego, vientos desatados, aguas alevosas, castigos y desastres. Pero esto es mentira.
Es la tierra que cambia -y se agita y crece- cuando Dios se aleja.
Dios siempre esta de buen humor. Por eso es el preferido de mis padres, el escogido de mis hijos, el más cercano de mis hermanos, la mujer más amada, el perrito y la pulga, la piedra más antigua, el pétalo más tierno, el aroma más dulce, la noche insondable, el borboteo de luz, el manantial que soy.
A mi me gusta, a mi me encanta Dios.
Que Dios bendiga a Dios.

El vulcano dijo...

No hay mayor verdad, parece que nuestra fe, nuestras creencias, nuestra educación, y muchas otras cosas estan basadas en el miedo. Yo creo que Dios es algo más que el Vaticano, que las leyes o que el miedo, pero como siempre, a algunos les interesa seguir alimentando ese "miedo". Saludos.