lunes, 19 de noviembre de 2007

La hoteleria en Caecopaz.




No hay que olvidar que Caecopaz es un centro de entrenamiento de militares. No es un hotel o un spa. Con esa idea muchos de nosotros creíamos que dormiríamos en barracas, en carpas, en el monte...

Y nada de eso.

Al llegar fuimos dispuestos en comodas habitaciones con aire acondicionado central, con mosquiteros y ventana al playon principal.
En la entrada de las mismas, una gigante heladera de Coca-Cola te invitaba a poner una moneda. La Coca aqui es la mas barata el mundo, una botella de 600cc valia $2, cuando en cualquier kioskito de la ciudad te afanan $.3,50. Notable y tentador. Pero si no querias Coca, un bidon de agua gratis estaba listo, fria o caliente. El formoseño, adicto al mate como ninguno creo que estuvo feliz.
Los baños, como veran en la foto, hacian que quien se afeitaba compartiera el espejo con quien se depilaba las cejas o se maquillaba. Raro, gracioso, hacer esas cosas con alguien que no es tu esposa.
Las duchas proporcionaban agua caliente toda la noche y fueron escenarios de canciones de los ´'70 y los ´80 entonadas con dispar suerte y a los gritos. Debieron haber escuchado cantar a Ruben C. o a Julio relatando la presentacion de los cantantes.
Nunca tuvimos frio ni calor. Y si sumamos que mis compañeros (un mex y un ecuatoriano) eran maravillosos, todo era perfecto.
Siempre desayunabamos y aun asi, a la media mañana y a media tarde se aparecia una camionetita con un catering de jugos de tetrabrick, cafe y alfajores. Esto ultimo fue un descubrimiento para algunos extranjeros.
Los almuerzos y cenas, luego de la fila tipo Mac Donald´s, que haciamos y que corria mucho mas rapida porque todo estaba siempre listo, se componian del mismo menu que podias comer en tu casa. Pastel de carne, milanesas, arroz, fideos, todo muy sabroso. A veces daban ganas de pedir otra porcion pero como nunca sabías con que te saldrían despues, lo mejor era tener el estomago no tan lleno.
Esos momentos eran impecables para conversar largo sobre nuestras historias. Y fueron muy bien aprovechados.

Extraño esos momentos.

7 comentarios:

Janet Yucra dijo...

Epales Fabian. Tu blog está muy bueno, Me hace gracia y admiro tu capacidad para resumir lo que vivimos en el curso.

viky dijo...

Que bueno que te gusto, a pesar de las cosas duras del curso se ve que te la pasaste bomba!(y nunca mejor dicho) Comentario al margen: que bueno ver una "Palette" de nuevo, Argentina es el unico lugar donde hay esas cubres

Guillo dijo...

Paso a saludar, estuve viendo lo que me perdí en este tiempo lejos y veo que esta bastante interesante.

Saludos y suerte en todo

Miri dijo...

Claro que debés extrañar esos momentos! se nota que ha sido una maravillosa experiencia y me alegro que la hayas podido disfrutar.

La Incondicional dijo...

¿Cómo no hay spa? ¿Ni niñera, ni manicura, ni sauna, ni gimnasio? Pero que embole!!!!!!!!!!!

Sol dijo...

Los alfajores... son comunes en toda sudamérica o sólo en el sur de sudamérica? Sé que los tienen Argentina, Chile, Perú... quién más? Uruguay? Yo me sorprendí cuando unos amigos mexicanos y salvadoreños no los conocían...pensaba que eran latinoamericanos pero quizá sólo sean sudamericanos. Como las empanadas, no? mmmmmm....
Y la horchata? En Argentina hay horchata? Ya me invadieron las preguntas... ahora quién me calla??

Patricia "La Gata Flora" dijo...

¡Ah, los prejuicios!
Por lo que veo, no extrañaste para nada el jacuzzi...
Me alegra saber que tuviste una experiencia tan emocionante. Brindo por eso (siempre hay alguna buena excusa).
Muchos besos