lunes, 26 de marzo de 2007

Dios en Las Vegas



La tarde estaba rozagante de colores y pájaros. El momento ideal para encontrarse con uno mismo en una conversación o en un silencio.
Al poco tiempo de llegar a la quinta de Canning comencé a sentir una extraña percepción. Como si ese día, tan común, fuera a convertirse en algo especial.
Aun no tenia ni idea de lo que pasaría luego. Tal vez sería ese el encuentro más maravilloso que todo ser humano puede desear.
El parque estaba recién cortado, los árboles daban la sombra justa dejando filtrar apenas rayos de un sol que nos acompañaría toda la tarde. Una mesa servida con facturas y otras cosas esperaba la hora de la merienda. Desde la pileta llegaban los murmullos de las chicas con sus hijos entrando de cabeza al agua.
Me pareció interesante recorrer la quinta, observar sus árboles, escuchar sus sonidos...hasta que de pronto...
-Shh, ¡ey...!
Miré para todos lados, no se veía nada. Los árboles, los pájaros, nada mas.
Pero de nuevo...
-Ey, ¡bolú!
Ya no me estaba gustando nada, ¿quien me llamaba así?
Nadie, nadie me llamaba porque no veía a nadie. Y de pronto, como un sonido lejano que comienza a amplificarse, comencé a escuchar una música de campanas, violines, tonetes, toc tocs y otros instrumentos unidos maravillosamente en una celestial melodía que acompañó la impresionante aparición desde atrás de un árbol de un pibe que no conocía.
A la mierda, que producción...pensé.
¿Pero quien era este colado?
-¿Me reconocéis...? me dijo mirándome mansamente.
El sujeto en cuestión apenas vestía una túnica confeccionada con una toalla vieja y andaba en unas ojotas de diferentes colores, ¿tendrá calzoncillo?, pensé.
Sin bajar la vista, acotó.
-He venido desde muy lejos solo para conversar contigo, no te asustes, deja ese tronco que empuñas en el suelo y no te me abalances....ey...pará pibe...larga la piedra...dale flaco...larga la piedrita que no te voy a hacer nada....no ves quien soy.....suelta el tenedor....boludo... no veis que… ¡SOY JESUS!
Quéee, ¿Jesús?.... ¿y este demente como se escapó del Borda? me dije a punto de marcar el 911.
Pero mirándolo bien y luego de que recibió algún que otro piedrazo, noté que su cara me parecía familiar.
Ahhh!....si....Jesús.....pero anda a cagar pelotudo, le grité mientras levantaba otra piedra ahora de casi mas de medio kilo.
Y entonces, cuando estaba a punto de arrojársela a la cabeza, la piedra se pulverizó en mis manos.
Sí, se hizo harina Blancaflor, o pan rallado Preferido o polvo Royal, no sé, pero se deshizo completamente.
Quedé paralizado.... ¿y si este salame era Jesús realmente?
-Ya me teníais medio hinchado las pelotas con la piedrita, comentó.
Lo miré de arriba a abajo. No parecía peligroso aunque aun tenia en el pelo polvo de la piedra que deshizo y eso me hizo dudar un poquito. ¿Y si además de ese truquito podía hacerme acertar el Loto?
- A ver che, ¿como es eso de que sos Jesús?
Y hablamos, y seguimos hablando. Me contó de su mama, de su papa, de lo mal que salía en las estampitas y de sus ganas de bajarse cada tanto de la cruz.
-Como para ver el mundo....me dijo.
Los minutos, las horas pasaron. El tipo contaba unos chistes buenísimos (bueno, no todos) y estaba fascinado con las facturas con dulce de leche. Lo extraño fue que mientras nosotros conversábamos parecía que en la quinta nadie se había dado cuenta de nada. Además conocía un montón de minas mucho mejores que Magdalena, y prometía presentármelas.
Lo que siguió no lo contaré, quedó entre él y yo. Solo sé que seré su próximo secretario en un casino que tiene en Las Vegas, ya que se iba para Thailandia porque tenía programado un terremoto, algo suave, que se llevaría mas de dos mil personas y casi todas las casas de la zona.
-Como para ir cambiando un poquito las caras, viste. Si no esos negros no progresan mas.
Así pasé la tarde de ese miércoles. Riéndome de compromiso de algunos de sus chistes y negándole la Coca Cola Zero porque no alcanzaba para toda la tarde. Me aclaró que Judas hoy es presidente de un poderoso país del Norte y que eso de hacer milagros sirve bastante para el levante. Y que odia el pescado y mas los viernes.
Aprovecho para mandarte las fotos del encuentro, me extrañó que se dejara retratar, pero lo justificó diciendo que algún hijo de puta lo pintó demasiado trolo y estaba harto de las cargadas de San Cayetano, que es un vago de mierda según él y de un par de angelitos medio bala que lo quieren pasar al cuarto.
Ah, si no me ves en unos días, ya sabes.
Buscame en Las Vegas.
Hasta pronto

2 comentarios:

Kela dijo...

Buenisimo tener tus historias para leer, se que hay muchisimas. Algunas ya las sabia como la de Susana R.. Parece que en febrero estabas mas romantico, no?.
No lei todas pero me encantó tener a disposición tus relatos que tanto nos divertían cuando andabamos de viaje, que tiempos aquellos!!!
Me encantó y veo que no te olvidas de Gilda (contá nuestro acercamiento a la dulce Gilda)
Te quiero mucho y espero mas.....
Kela

Sol dijo...

Ja ja ja!!!
Me gusto!
Me encanta como hablan ustedes: 'boludo', 'pibe' , 'las pelotas' ja ja ja ja!!!

beso,