miércoles, 30 de mayo de 2007

El dramaturgo norteamericano Tennessee Williams murió en 1983 luego de ahogarse con el tapón de una botella. Había estado bebiendo.
Si escribis, no bebas.

3 comentarios:

Juan Pablo Melizza dijo...

...Esa vez murió el tapón de una botella...
Y Antonio Berni se atragantó con un hueso de pollo.
Son muertes originales para los artistas, más originales que la tradicional sobredosis, el infarto de miocardio en la vejez, o el suicidio a los 27 años.

Juan Pablo Melizza dijo...

post data:
¿el tapón no era de un frasco de pastillas?

La Incondicional dijo...

Si la bebida asegura escribir como Tenesse Williams ya mismo me estoy yendo a descorchar una botella.