domingo, 27 de mayo de 2007

El silencio de Dios me ha hecho aprender mas que sus palabras.

2 comentarios:

Juan Pablo Melizza dijo...

Uno cree que el silencio de Dios obedece a una meditación profunda, a su infinita sabiduría, pero está callado mientras mueve el dial porque quiere escuchar el sorteo vespertino de la lotería. Dios quiere ganar en grande y mandarse a mudar, salir de toda esta cochinada que se le fue de las manos. Es un pichón que no se hace cargo del cascarón...
Dicen los que saben que Dios tiene un ojo morado, porque antes de llegar a Las Vegas, en un cabarulo de Reno, se hizo el macho con Ringo Bonavena, y el pugilista argento le dio una biaba pa que tenga, qué tanto...

"Yo a ese negro de Alí le gano porque soy blanco, y argentino."

Sol dijo...

Es normal hablarle a dios. Pero si el te habla a ti... preocupate.

;)