sábado, 30 de junio de 2007

Fumar es un placer...?


Cuanta contradiccion. En la provincia de Buenos Aires ahora el nivel de alcohol en sangre deberá ser cero. Lo cual no esta tan mal, habida cuenta de la demencia etilica de los sabados por las noches, feriados y fiestas de guardar. Pero nada dicen del cigarrillo. Aun se puede fumar impunemente, por ejemplo, en la casa de empanadas que me acoge cuando no tengo ganas de cocinar, y que a pesar de ser de 3x3 tenes que bancarte que un tipo te ahume la de carne con un amargo sabor de alquitran. En capital eso por suerte ya no pasa, pero nada se hace efectivo sobre el consumo de alcohol. Tan dificil sera unir tendencias?.

Hoy hacia frio, eran las 10 am cuando caminaba por Bernardo de Irigoyen. De pronto los vi donde los veo siempre. En la puerta de un edificio que intuyo será de oficinas. Temblando como parkinsonianos, unos pobres tipos apuran un cigarillo. No deben tener mas de 5´tal vez para acabarlo. Es tanta la desesperacion que ni siquiera se ponen los abrigos. Solo con una camisa y chasqueando las piernas se llevan el cancer a la boca y cada aspiracion es cada vez mas rapida. Debe ser patetico, tener que salir a la calle con apenas segundos, cagados de frio, para fumarse un faso apurado...¿Un concepto extraño del placer....? o no es mas que una muestra que algo se los esta llevando, algo que su primitivo cerebro no puede contener?

6 comentarios:

Todos Gronchos dijo...

Es que los fumadores no hemos sido capaces de vertebrar una fuerza política, o al menos un grupo de presión o lobby por nuestros derechos.

Hoy vinieron por los fumadores y como no era fumador no me importó...

Juan Pablo Melizza dijo...

Y sí, es algo que se los lleva, una ensalada de sustancias químicas que imponen el sello de la dependencia en las oscuridades animales del cerebro, es un suicidio no premeditado con alcances homicidas, porque los fumadores pasivos nos quedamos con la peor parte. O sea, no se si me conviene que un fumador tenga derechos por sobre mi vida, porque primero se llevan a los fumadores pasivos, y haciéndole caso a la intención del amigo Bertolt Brecht, si los fumadores se dejan de joder, a la larga los dos tendremos un toque más de vida, aunque esa vida la usemos para charlar en diferido.
La otra es que los fumadores fumen y se traguen su propio humo, de ese modo su derecho al suicidio o al placer de contaminar pulmones y bronquios, no nos molesta a los demás.
¡Che, tenés fuego! Compré unos Montecristo y una botella de Ballantines. ¡Qué sibarita groso che...! Ni que fuera Groucho Marx.

ItoCuaz dijo...

No hay nada igual al tabaco- es la pasión de la gente decente y quienes viven sin tabaco no merecen vivir... Moliere.

Jaaaaaaaa, me encantó la frase por su sentido irónico aunque, seguramente, los No-fumadores la detestarían. Me gusta fumar, llevarme, como tu dices, el càncer a la boca... No sé, de algo he de morir; más me gusta fumar cuando, con el cigarrillo entre los dedos, recuerdo una frase que da título al mejor libro del escritor brasileño Rubem Fonseca: "Del fondo del mundo prostituto sólo amores guardé para mi puro".

Un saludo loco, ya estoy por irme pa´ Sudamerica!!!!

Mariposa... dijo...

Hola Fabiàn...es el control personal de cada uno...un cigarro despuès de algùn acto placentero:lèase cafè...me adapto como fumadora a Buenos Aires...por eso digo...pero te faltò el humo indescriptible del casino Bs.As.,allì observo el frenesì del azhar y el matasanos...jeje besos....

Mariposa... dijo...

Sabès...es una sorpresa que Sol estè ansiosa con los vestidos..me pone muy contenta!....es alentador cuando alguien te espera...dan màs ganas de hacer las cosas...!!!!

marlon dijo...

Sí mi primitivo cerebro no lo puede contener, yo soy de esos pobres pendejos que salen de su casa a darse el cigarro.
Con la pena que no te agrade pero dejá a cada uno que introduzca a su cuerpo lo que quiera y si a vos no te agrada pues como ya lo dije Con la pena.