martes, 3 de julio de 2007

Para que sirven los controles??


La preocupación por los accidentes de transito parecería ser una situación que no tiene remedio. O al menos, quienes están destinados a corregir esto no encuentran de que manera revertir tantas muertes. Al andar en la calle uno observa, y se anima entonces a sugerir.

Caso Nº1: Control de Prefectura en Puerto Madero. Anochece, un auto viejo avanza con luces delanteras... ¡azules!.. hacia dicho control.
Uno que ya había visto al auto cree con lógica que la Prefectura lo detendrá, le hará una multa, lo demorará, lo que sea. Cuadras atrás casi me lo llevo por delante ya que las luces azules delanteras, más allá de una tonta manera de parecer un vivo bárbaro, no están contempladas en ningún código y fatalmente no permiten divisarlo. Pero no, el azulado inconsciente atraviesa el control sin ser detenido.

Caso Nº 2. Una mujer confunde la salida del puente Pueyrredon dirección Gran Buenos Aires-Lomas. Al parecer quería bajar por la salida de Mitre y está detenida en la salida curva a Irigoyen. Detenida e irresponsable ahora inicia la marcha ¡atrás! siendo casi tocada por los autos que toman con alguna velocidad la bajada citada y se encuentran con un auto rojo andando al revés. Le tocamos bocina, parece no escuchar y sigue retrocediendo para tomar la bajada a Mitre. Una maniobra peligrosa que no detuvo en ningún momento. Sigo y no la veo atrás mío, intuyo que no renuncio a esa locura.

Caso 3: Ya en la Av. H. Irigoyen, a la altura de Gerli, una camioneta viola un semáforo en rojo a buena velocidad, haciendo que los que tenían paso en verde tuvieran que detenerse. Lo asombroso que entre los que frenaron había un patrullero de la policía Bonaerense. El móvil toma la Av. y parecería que lo va a detener, el pasar un semáforo en rojo en velocidad a las 17 hs. aproximadamente no es usual, no son las 3 de la mañana.
Veo desplazarse el móvil y lejos de detener a la camioneta infractora dobla en la primera esquina y lo deja ir como si nada hubiera pasado.
Caso 4: Esquina de Colombres y H. Irigoyen en Lomas. Un piquete policial nuevito detiene autos vaya a saber uno con que intenciones. Lo cierto es que una señora mayor en un auto pequeño pasa sin cinturón de seguridad ante los ojos vigilantes del policía apostado. Pienso... ¿si no la para a la Sra. sin cinturón, a quien va a parar...?
La Sra. pasa como si nada. Me quedo en la esquina y veo que tampoco nada ocurre con una madre con un nenito en el asiento de adelante.
Y así podría relatar varios casos que contemplan situaciones de desidia policial.
Pienso... ¿cual seria el pensamiento hoy del Sr. de las luces delanteras azules si la prefectura lo hubiera detenido y colocado una multa, una llamada de atención, algo?
¿Y si a la Sra. del puente Pueyrredon alguien del puesto policial fantasma que está ubicado allí hubiera hecho algo para evitar tamaña insensatez?
O al que pasó el semáforo en rojo ante las narices policiales en Gerli, ¿si lo hubieran detenido y demorado.....?
Pero si sé lo que piensan hoy, cuando nada de eso sucedió. El resumido pensamiento argentino, madre de varios males de nuestro país, el...”No pasa naaada..." con el que justificamos todas nuestras irresponsabilidades.
He aquí, a mi criterio, una pata importante en la chueca mesa de los accidentes viales.
La falta de autentico control.
Y que un policía no detenga mas a un auto sin causa sólo porque lo conduce una linda mujer con la quiere charlar (lo he visto) y sí a quienes pasan con niños en brazos en el asiento delantero, sin cinturón, sin luces o a alta velocidad.
Entonces, tal vez, nos daríamos cuenta que ante un acto irresponsable sí pasa algo.
Nos multan, nos detienen, nos quitan el auto.
Porque esos personajes de uniforme, azules, marrones o el que sea, están para algo y tienen un rol importante en la prevención.
Rol que ellos mismos parecen desconocer.

3 comentarios:

Mariposa... dijo...

Hola Fabiàn...comparto absolutamente tu indignaciòn....me da bronca que a veces hay tipos arriba de un auto con patente vieja!,te acordas las "c" o "B1"?...y tienen cara de fascinerosos y me paran a mì con un auto 2006...dan vueltas,me alumbran con la linterna,me revisan minuciosamente los papeles,la cèdula y me piden que abra el baùl...
Es que pienso lo mismo cuando observo....a nadie le importa nada?...ayer camino a Capìtal,altura Gerli por la avendida,yo venìa a 80 mano derecha,previo aviso de cambio luz de giro izquierda,me embiste un tipo de "sur bus"...sin señas,hablando por celular,hizo una maniobra absurda y me embistiò,por suerte pude maniobrar para que no me choque...no le importò nada de nada...me lo topo màs adelante e hizo nuevamente lo mismo conmigo y con otros....
El tema de los celulares deberìan prohibirlos absolutamente...la gente viene paveando...no hay respeto...no les importa...veo tambièn en lanùs,en la esquina de la shell,se vè que hay un colegio por ahì cerca...y cantidad de mamàs hablando por celular,con niños pequeños en la parte delantera y sintièndose dueñas de la calle....policìas...bien gracias!
comparto tu indignaciòn,y como peatòn y còmo conductora...
Otro tema diferente...por mèxico,Chile,San Juan, y zonas aledañas no se puede caminar de la cantidad de excremento de perro....y las palitas de los paseadores? te acordas de ese tema?

Todos Gronchos dijo...

Hay que matarlos a todos, a todos.

Sí, ya sé, estoy un poco alterado.

Juan Pablo Melizza dijo...

Control, control, todo es control y poder. Lo más triste de todo es que muchos argentinos piensan que contra el control y el poder se reacciona matando peatones o conductores, que la rebeldía es una pulsión de muerte, que reaccionar es un patético suicidio. Los que pierden ( o perdemos) pierden siempre, los que ganan, ganan siempre.

¡Marchen tres cajoncitos para tres pendejos de veinte años que manejaban borrachos porque no tenían nada por lo que vivir!