jueves, 17 de julio de 2008

Un largo camino a casa.





.













1-Lago Moreno.
2-Laguna Fantasma; si, en verano desaparece.
3-Centro Civico de Bariloche, este edificio es solo una parte.
4-Arroyo Casa de Piedra y su puente.



Volver de Bariloche en solitario es arduo. Son casi 20 horas de ruta de una variedad impresionante. Uno abandona la Patagonia acompañado del rio Limay, mas caudaloso que nunca esta vez, y se despide de la ciudad observado por las eternas figuras de piedra del Bosque Encantado. De poco, la ruta zigzagueante de montaña va cambiando y su serpenteo se vuelve lento. La amenaza de hielo en ruta me hace ir a menos de 110 km x hs. Pero hace calor, una temperatura insolita en todo el pais aleja la nieve y sorprende. Le doy mas velocidad al auto. Como si salir velozmente de alli hara mas indolora mi partida. Pero no.
Seran 11 hs hasta Bahia Blanca, donde llegare a la medianoche para dormir en la casa de Norma, la mama de mi amiga Claudia. La ruta me pone recuerdos en el parabrisas. Recuerdo que son rostros, algunos temblores e infinidad de abrazos.

Cada regreso de Bariloche me agrega algun personaje a mi lista de nuevos conocidos. Una ciudad que pareceria que mas que otra, alberga espiritus que solo el frio parece juntar. Seres particulares que hacen mi viaje mas productivo. En los recomendados encontraran a Alejandro. Un escritor que pueden observar en "VER", pero tambien un musico y extraño cantante que eligio el esperanto como su idioma para trascender. Pronto se ira por una gira de 4 meses a Europa. Poco sabremos de el, o tal vez si. Su destino se ira armando en cada kilometro, y su regreso siempre sera un misterio.


Mientras pienso esto imagino un mundo sin camiones. Sin esos insensibles monstruos de luces desparejas que me enceguecen a cada paso.


La ruta me devora o yo lo hago con ella....la luz se va y Bahia Blanca parece eternamente lejana, no quiero acelerar...


Quiero llegar.

6 comentarios:

♋ Mariposa dijo...

Que hermosas palabras...me hicistes llegar hasta vos en el auto..amo viajar...amo el còdigo de las rutas en el silencio del alma...esos pensamientos etèreos y esos sabores en la boca que te hacen divagar, otras te dejan y sentìs la pesadez de la ruta, si, veinte horas es... menos mal que parastes, yo cometì una vez el error de manejar 18 sin parar, y pesa...aunque no sè còmo es venir de Bariloche, debe ser un pasaje bellìsimo, sacastes fotos de la ruta?
En casa amigo...Bienvenido!
te quiero...vì placidez en tus palabras y me gusta
Besos con mucho cariño

eMe dijo...

"...no quiero acelerar. Quiero llegar"

Tremenda frase. Me encantó!!!

Euphoria dijo...

Mucha nostalgia provocó en mi este relato. Dejé Bariloche en diciembre del año pasado y por ahora no he retornado. Creo que me adapté bastante bien a BS AS, mejor de lo que esperaba tal vez, pero por otro lado le escapo a la vuelta, a visitar amigos, a recorrer los lugares que fueron mios, a caminar mis cuadras... en fin, es triste, pero por es misma razón, no quiero volver por ahora.

Nando dijo...

Seguramente en tu parabrisas se habran reflejado tambien los canelones de carne invitados por el negrito en lugar del lejendario, pasado e insulso arroz...

Anónimo dijo...

hoy llegò la nieve nuevamente a Bariloche y toda la ciudad pareciò enloquecer, Bustos decia que llovia plata y cada vez que lo escucho pienso en el otro Bariloche que hoy no tenia colectivos porque estàn de paro, pero claro... en Bariloche nieva pero tambien està incluido en la Argentina, que vibra al son de los distintos medios de comunicaciòn, en un gran partido de fulbo.

dulce dijo...

Oye, lindo viaje, y me encantó el regreso a casa... cuando volvemos a salir???