martes, 4 de marzo de 2008

Nuevos trenes en el Roca


¿Cuanto tiempo llevara hacerlos mierda?
Un soberana tentacion a la que nadie le pondra coto si es que no se arman sistemas de seguridad serios y no la payasada de la policia federal que cuando unos los ve, siempre los encuentra de a 3 o 4 comentando estupideces, charlando de cuan valientes son o rascandose las bolas.
Pero casi nunca los vamos a ver en los andenes, mirando, observando vigilando.
Y menos viajando en los vagones.
Estan lindos, son antiguos pero eso no importa. Pronto tendran olor a choripan, sus asientos estaran tajeados y la mugre los tapara hasta las ventanillas. Los que pretendamos cuidarlos, no podremos contra la masa subhumana que viaja todos los dias.
Ojala me equivoque.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Fabian:
No hace mucho, viaje en estos nuevos trenes. Todos los que subimos, tuvimos la misma cara de sorpresa y asombro y supongo, el mismo pensamiento que vos. Pero creo que esto no solo se aplica al los trenes. Estoy convencido que el argentino protesta porque todo en este pais es viejo, pero cada vez que algo nuevo llega por fin a sus manos, no pasan dos meses que lo arruina...Asi nos fue, asi nos va y asi nos estamos yendo a la mierda.
Con respecto a los trenes propiamente dichos, son nuevos, pero muy incomodos, los pasillos son demasiados estrechos para la cantidad de personas que transporta.

Un Abrazo,

Javier

Mariposa dijo...

UUUUUUUU gracias por la info!!! hace meses no viajo en tren...y la policia sube a los vagones hombre! habìa un pesado que me perseguìa hasta avellaneda tiràndome los perros mientras, al costado se disputaban unos pibes los celulares robados, si que hacen algo los hombres de ley! rascarce los huevos invisibles!!!
Besos

Sandra dijo...

Vivo en adrogué y tomo el roca todos los días, lo del olor a choripan no me pasó nunca, si hay olor a chivo cosa que es entendible y atendible por el tipo de población que es mayoría en este medio de transporte. No creo que ellos sean subhumanos por ensuciar, creo que ellos se equivocan en su actitud y deseo que puedan percatarse de sus errores lo más rápido posible por el bien de todos.
Lo que me parece subhumano es jactarse constantemente de hacer las cosas bien, de ser limpito y buen ciudadano, jactarse de eso me parece lamentable. Por otro lado trabajo en palermo y camino el tramo de Santa Fe que va de Gurruchaga donde está la Comisaría 23 hasta Herman’s en Armenia todos los días. El Jardín Botánico está enfrente y decora de verde, pero no hay que caer en la tentación de cruzar por la vereda misma del Jardín porque está toda cagada.

El lado de la avenida que recomiendo tiene menos caca porque está muy transitada, incluso de noche, y no es tan fácil que las personitas hagan cagar a sus bichitos así, a la vista, con el temor del reproche de sus vecinos. Enfrente, de noche, del lado verde, sí es el baño de las mascotas de Palermo, tan baño como todo el barrio, y menos baño que el Pasaje Virasoro, una callecita de una cuadra que está entre Guemes y Charcas y que es donde vive o vivía Nilda Garré y que es el cinturón ecológico de la mierda de los perros de mierda de los vecinos de mierda.A eso si, ahí no hay olor a choripan.

ItoCuaz dijo...

Ésta respuesta está en mi blog, igual te la hago saber en tu medio. Gracias por el diálogo.

Fabían:
Me parece interesantísimo tu comentario. Tal vez ya sucedió, abandonó su modestia y sus demiurgos se asumen a sí mismos como la luz intelectual de la sociedad: el "peligro" que ya mencionaba en el presente ensayo. El epígrafe de Melizza viene mucho al tema; ya que trístemente he leído, incluso, en los espacios subalternos,"los grupúsculos que se aislan para proteger la llama mágica del entusiasmo", según el autor citado, la pretensión de hacer de la Literatura la prueba flagrante de su propia "genialidad". Escribir es el motivo idóneo para autoproclamar espíritus, en realidad, inseguros; llamar la atención de todos aquellos que creen que ignoran lo escrito; pararse el cuello en mesas literarias en las que todos entran con boina, degustan vino francés y tiznan los zapatos con los restos de un puro cubano. Se fuma pipa y mota- porque no les basta la realidad para elevar su inspiración-. Nunca fue tan fácil para un escritor, ente superior, hacer "un levante", haciendo uso del argentinismo. Estos intelectualoides encarnan, o creen que lo hacen, los vestigios de una literatura que, por momentos, marcó la pauta en la Literatura universal: el realismo mágico que abre Rulfo en "Pedro Páramo"(tal vez antes lo habría susurrado Horacio Quiroga) y que cierra con magistral belleza García Márquez en "Cien años de soledad".
Dije "abre" y "cierra": dormimos en laureles. Dejaron de existir las correspondencias entre escritores de nuestros países (!aún internet no era más que un proyecto de guerra!) : Paz-Pizarnik, Borges-Reyes, Rulfo-Onetti; por mencionar tres ociosos ejemplos, en el caso mexicano.
¿Dónde quedó ese entusiasmo? ¿En qué momento "nos" prostituimos, si me permites el plural, para dar por sentado que Coelho es "la nueva" literatura latinoamericana? ¿En qué momento dejamos que nuestro trabajo se hiciera un exclusivo beneficio de clase?
La literatura no es una batalla perdida, siempre nos dá una oportunidad de descubrirla... la pistola está cargada.

Me dejas mucho que pensar. Te agradezco por eso, un abrazo.

Sol dijo...

'olor a choripan' ? ja ja ja ja ja!!!!

Patricia "La Gata Flora" dijo...

Como dice Sandra (que no escatimó palazos) la mugre y el descuido no son privativos de la zona sur.
Trabajo en pleno microcentro y las 5 cuadras que camino desde el subte hasta la oficina son un desastre: rotas, mugrientas, cagadas.
El problema es que mientras no enseñemos a la gente que esas cosas son de todos y los que nos perjudicamos con su destrozo somos nosotros mismos, las cosas no van a cambiar.
Y ahora te dejo, porque tengo que esquivar la botella que acaban de revolear por la ventanilla del tren.
Besotes